Andres macario silueta2 original

CEO Digital

Andrés Macario
Blog sobre transformación digital de Andrés Macario

La confianza global se resiente

Foto blog andres macario detail

Los indicadores económicos apuntan a que vamos dejando atrás la recesión. Una crisis que no ha pasado en balde y que se ha trasladado a la confianza que tiene la sociedad en general en las instituciones, en su sentido más amplio. Sufre esta caída de credibilidad el gobierno y también lo hacen los medios de comunicación, las empresas e incluso las ONGs. El pueblo tiende a confiar cada vez más en referentes que se encuentran en su entorno frente a alejados representantes y expertos. La gente siente que el sistema le ha fallado y no confía en que le vaya a ofrecer una solución.

Las preocupaciones se convierten en miedos y las tendencias que conducen a las sociedades de todo el mundo se juzgan demasiado rápidas y perjudiciales para el ciudadano de a pie, lo que lleva a confiar en populismos y aislacionismos. Se trata de un fenómeno global constatado este año con especial virulencia por el Barómetro Edelman de Confianza, publicado recientemente, que mide la confianza en las instituciones en 28 países del mundo, incluida España. Lo que empezó con la recesión económica han venido a confirmarlo los temores al calor de la globalización y el cambio tecnológico, que han debilitado aún más la confianza de la gente en las instituciones.

 

La confianza se resiente especialmente en el público en general, frente al público especialmente bien informado (que el estudio considera que es un 15 por ciento de la población total). El gap entre ambos colectivos aumenta cada vez más y en España el índice es aún inferior en comparación con la media mundial. Sólo el 37 por ciento de la población considera creíbles a los CEOs, frente a un 29 por ciento que confía en los representantes públicos. Sin la confianza, la credibilidad del sistema cae y se instala en la población la sensación de injusticia, la falta de expectativas, el descrédito de los líderes y el deseo de cambio.

 

El ciudadano de a pie siente que el sistema se ha decantado por la élite y que esta se ha mostrado indiferente ante la gente. No se aprecia suficiente recompensa por el trabajo duro ni se siente que los hijos vayan a tener una vida mejor. Más de la mitad de la población piensa que el sistema falla. Es el caso de España, donde dos de cada tres ciudadanos ha dejado de tener fe en el sistema. También en los países europeos de nuestro entorno y –con algo menos de intensidad- en Estados Unidos. Los miedos son el combustible perfecto para esta crisis de confianza.

 

Se genera un auténtico círculo vicioso donde la falta de confianza en las instituciones y en el sistema nos hace más vulnerables a los temores relacionados con la sociedad y la economía, los cuales -ayudados por movimientos y creencias populistas- vienen a erosionar aún más la confianza. Las preocupaciones se convierten en miedo: por ejemplo, el 70 por ciento de las personas está preocupado por la corrupción y esto se convierte en temor para el 40 por ciento globalmente. Lo mismo -en distintos niveles- se produce con la globalización, la erosión de los valores sociales, la inmigración y la velocidad de la innovación.

 

El amplio alcance de la corrupción se considera que compromete la seguridad del ciudadano y dificulta la resolución de nuestros problemas por parte de las instituciones. La globalización está infundiendo el creciente temor a que empresas extranjeras dañen nuestra economía y nuestra cultura, alimentando el deseo de proteger nuestros puestos de trabajo y favorecer a nuestras empresas mediante el aislacionismo. Los valores que hicieron grandes a nuestros países se sienten desaparecer y las sociedades cambian demasiado rápido –al ritmo de la innovación tecnológica- sin que tengamos claro que nos beneficie individualmente.

 

En el caso de Estados Unidos, dos de cada tres votantes de Donald Trump declaraban tener miedo durante las semanas previas a las elecciones. A la luz de este informe parece que el éxito del nuevo presidente se ha basado en una estrategia sociológicamente acertada, como desvela su lema: “hagamos América grande de nuevo”. En cambio, sólo el 45 por ciento de los que votaron a Clinton decían tener miedo a los fallos del sistema. En el caso del Brexit, más de la mitad de los ingleses que votaron por irse de la Unión Europea, o “leave”, se declaran temerosos ante la nueva economía (sólo la cuarta parte en el caso de los que votaron quedarse). Otro ejemplo de movimiento que ha aprovechado el desencanto ciudadano.

 

Las personas confían el doble en una persona como ellas que en un representante público. Temen perder su trabajo por la falta de competencias y habilidades, por competidores extranjeros, la inmigración, la deslocalización o la automatización. Frente a estos miedos, tres de cada cuatro ciudadanos piensan que las empresas pueden tomar medidas que, además de aumentar sus beneficios, redunden en la mejora de las condiciones económicas y sociales de la sociedad en la que operan. La desconfianza global pone el foco en las empresas como decisoras y canalizadoras del cambio. Las organizaciones privadas se ven como último bastión de la confianza en las instituciones.

 

Cuando se siente que el sistema falla, las empresas deben actuar. De ellas se espera buen trato al empleado, alta calidad en sus productos o servicios, escucha a los clientes, el pago de sus impuestos y ética en los negocios. Se busca que, en general, los representantes de las instituciones estén con la gente, no frente a ella, sean más espontáneos, directos y transparentes en sus comunicaciones. Se espera que las instituciones trabajen con los ciudadanos, escuchen sus necesidades y las interpreten a la luz de la nueva economía. Aquellas organizaciones que hayan entendido este mensaje hoy, mañana serán líderes en lo social y lo económico.

 

Andrés Macario Gañán es el director general de Vacolba, partner de negocio orientado a la venta en el entorno digital. La clave de su éxito es el foco en resultados, la excelencia en el desempeño y la flexibilidad en la implementación. Ofrece una solución llave en mano, acercándose al usuario final a través de profesionales especialistas en ventas de calidad.

 

Vacolba nació para ayudar a las empresas a impulsar sus ventas en el nuevo entorno digital y se ha consolidado como partner de importantes marcas como Vodafone, Movistar, Sanitas y Tyco.

 

Andrés está muy presente en el mundo digital a través de su blog andresmacario.com y su cuenta en Twitter @andresmacariog donde ofrece consejos para la transformación digital de las organizaciones y pautas para ser CEO digital. Además escribe en blogs como CEO digital en Tribuna, ‘Con Tu Negocio’, ‘TICs y Formación’ o ‘PuroMarketing’.

 

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: