Iglesia de Santiago Apóstol de Villamorón: Aseguremos su futuro gracias al micromecenazgo
Cyl dots mini
Silueta original

Feliz con poco

Félix Martín Santos
@FMSFelizconpoco

Iglesia de Santiago Apóstol de Villamorón: Aseguremos su futuro gracias al micromecenazgo

Santiago%20ap%c3%b3stol%20de%20villamor%c3%b3n detail

La experiencia acumulada está demostrando que la conservación fructífera del Patrimonio Cultural requiere de la colaboración público-privada, mediante plataformas de micromecenazgo cultural, a base de pequeñas donaciones de particulares, capaces de satisfacer parte de las necesidades restauradoras que los poderes públicos, por sí solos, no satisfacen.

Se trata de una posibilidad real, sostenible y de futuro, que permitiría salvaguardar el patrimonio más vulnerable, el de la España Vaciada, en la que existen numerosas obras de arte de extraordinaria valía, como la iglesia de Santiago Apóstol de Villamorón (Burgos), que necesita beneficiarse de la restauración urgente de su interior, para que siga siendo un ejemplo excepcional del primer gótico peninsular.

 

Iglesia Santiago Apóstol. Vista sureste

 

Pero ¿qué es el mecenazgo?

 

Primero, recordemos que esta palabra deriva de la figura de Cayo Mecenas, noble, diplomático romano y consejero del emperador Octavio Augusto, consagrado históricamente  porque fue un amante del arte y protector de artistas y  escritores como Horacio o Virgilio.

 

Según el diccionario de la lengua española de la Real Academia Española (RAE),  mecenazgo es la protección o ayuda dispensadas a una actividad cultural, artística o científica.

 

Cuando se trata de contribuir a restaurar nuestro patrimonio cultural mediante la ayuda económica de benefactores particulares, pequeñas donaciones llegarían a ser muy cuantiosas si implicaran a numerosas personas sensibilizadas al respecto. Esta estrategia altruista y solidaria de “muchos pocos hacen un mucho”,  sería una de las características del micromecenazgo, término no contemplado por la RAE, equivalente al “crowdfunding” anglosajón (traducción literal: recaudación de fondos).

 

¿Cómo está regulado el mecenazgo en nuestro país?

 

En España tenemos una norma legislativa, la Ley 49/2002, de 23 de diciembre, de régimen fiscal de las entidades sin ánimo de lucro y de los incentivos fiscales al mecenazgo, que regula este último con un carácter eminentemente fiscal, dado que se centra en ofrecer incentivos o donaciones fiscales a los donantes por las aportaciones económicas que realizan desinteresadamente a una serie de entidades reconocidas como beneficiarias de mecenazgo, las que por su trabajo en pos del interés común son declaradas de utilidad pública, por el Ministerio del Interior, incluidas en el artículo 16 y en algunas de las disposiciones adicionales de la citada Ley 49/2002. Entre ellas, figura Hispania Nostra, a la que luego nos referiremos con más detenimiento.

 

“Lo que se pretende con los incentivos es que sirvan como estímulo multiplicador de la implicación privada en los fines de interés general al ser, de alguna manera, un método de reconocimiento a los benefactores por el servicio que prestan a la sociedad. A través de este mecanismo el Estado cofinancia, junto con la aportación individual, la actividad elegida”, según el blog de “Cultura y Mecenazgo” del Ministerio de Cultura y Deporte,

 

También se deja constancia de un hecho inequívoco: “La existencia de incentivos fiscales no basta para impulsar el mecenazgo. Es necesario crear una atmósfera social favorable que valore positivamente y fomente tales comportamientos. Y, en el caso concreto de la cultura como receptora de ese mecenazgo, incrementar su aprecio por parte de la ciudadanía. Algo para lo que la educación y sensibilización sobre su importancia social y económica es clave, y ha de producirse desde la enseñanza, el entorno social, los medios de comunicación, los diversos agentes culturales y las administraciones públicas”.

 

¿Cuáles son las deducciones fiscales por las donaciones?

 

Según el Real Decreto-ley 17/2020, de 5 de mayo, por el que se aprueban medidas de apoyo al sector cultural y de carácter tributario para hacer frente al impacto económico y social del COVID-2019, se podrá deducir el 80 % de los 150 primeros euros invertidos en un proyecto, y el 35 % de la cantidad restante. Este último porcentaje de deducción se eleva al 40%, si en los dos ejercicios inmediatamente anteriores se hubieran efectuado donaciones por el mismo importe o superior a favor de la misma entidad.

 

Para personas jurídicas (impuesto de sociedades) la desgravación será del 35% si sólo se ha donado en el año correspondiente a la declaración, o del 40% en la declaración si se ha donado en los 2 ejercicios anteriores por importe igual o superior, en cada uno de ellos, al del ejercicio anterior.

 

 

Hispania Nostra:  https://crowdfunding.hispanianostra.org

 

Hispania Nostra es una asociación sin ánimo de lucro, declarada de utilidad pública, que cumple con los requisitos dispuestos en la Ley 49/2002, de 23 de diciembre, de régimen fiscal de las entidades sin fines lucrativos y de los incentivos fiscales al mecenazgo, como antes referimos.

 

Según el artículo 2.- 1 de su estatuto, esta asociación se propone la defensa, salvaguarda y puesta en valor del Patrimonio Cultural Español y su entorno, en el ámbito de la sociedad civil, para lo cual han establecido una serie de fines (siete), de los que me gustaría destacar dos, verdaderamente encomiables:

 

  1. Defender, conservar, promover, difundir el conocimiento y contribuir a la puesta en valor del Patrimonio Cultural Español y de su entorno, así como del Patrimonio Cultural de carácter hispánico, incluyendo el paisaje y los sitios y lugares significativos desde el punto de vista histórico y cultural.

 

  1.  Fomentar la mayor incorporación del Patrimonio Cultural a la vida de los ciudadanos, para que estos participen en su defensa y disfrute y se extienda su respeto, aprecio y conocimiento, haciendo partícipes de este empeño a las nuevas generaciones y procurando que esté presente en los programas de enseñanza.

 

Mediante su plataforma de crowdfunding, Hispania Nostra se encarga, tras analizar y aprobar los proyectos que se le proponen, de ayudar a preparar y lanzar la campaña de micromecenazgo.

 

Todos los proyectos presentados deben explicitar los siguientes aspectos: identificación de los solicitantes (por ejemplo, una sociedad de amigos), los objetivos (véase, reparar diversas estructuras de un templo religioso), razones para apoyar el proyecto en cuestión (descripción de la obra patrimonial, importancia y trascendencia de la misma), el importe económico necesario para sufragar el gasto (especificando tanto el importe mínimo como el óptimo), cómo efectuar la donación, con incentivos simbólicos o sin ellos, además de los fiscales (antes mencionados), cómo obtener el certificado de donación, entre otros aspectos.

 

Como decía, en todos ellos se explica la manera de efectuar la citada donación, bien on-line,  a través de un TPV bancario, del banco Triodos Bank, con similares niveles de seguridad que los existentes en la mayor parte de adquisiciones on-line que utilizan pasarelas de pago bancarias; o bien, para los que no deseen utilizar esta vía,  mediante transferencia bancaria en la cuenta de la Asociación Hispania Nostra. 

 

Aunque no todos consiguen los mínimos establecidos, algunos llegan a rebasar el óptimo fijado, como el llevado a efecto por la Asociación Cultural Manapites que consiguió 52.000 € (el óptimo eran 30. 437 €) para restaurar la torre de la iglesia de San Lorenzo de Fuenteodra (Burgos), templo tardogótico ubicado en pleno corazón del Geoparque Mundial de Las Loras (UNESCO, 2017).

 

Otros grandes logros de esta plataforma fueron la restauración de la cilla del monasterio de Rioseco, excepcional templo cisterciense localizado en las Merindades de Burgos (127% financiado), solicitado por el colectivo “Salvemos Rioseco”, así como la excavación de un alfar vacceo del siglo V a. C (389% financiado), en el pueblo vallisoletano de Tordehumos.

 

Por desgracia, otros proyectos han tenido menos fortuna, por no alcanzar el mínimo establecido, como el de la restauración del patrimonio artístico de la Casa de León, en Madrid (42% financiado) o el de Salvemos el retablo mayor de Santa María la Blanca, de la localidad sevillana de Los Palacios

 

Se antoja crucial generar el suficiente grado de sensibilización, una atmósfera social favorable, para que muchas personas donen pequeños importes. Aunque no es una tarea fácil, la recompensa bien merece la pena, verbigracia, evitar la ruina de una iglesia de extraordinario valor, tanto económico como sentimental. 

 

Micromecenazgo para asegurar el futuro de la iglesia de Santiago Apóstol de Villamorón

 

Cuando en la primavera del 2017 visité la iglesia de Santiago Apóstol de Villamorón, invitado por la Asociación de Amigos de Villamorón, quedé tan deslumbrado por la contemplación de arquitectura tan rotunda y esbelta, tardorrománica y protogótica, singular como pocas, que no dudé en elaborar un contenido que contribuyera a promocionarla: Iglesia de Santiago Apóstol de Villamorón: Descubramos una obra de arte universal.”

 

Sin embargo, este emblemático templo, se hubiera arruinado absolutamente si no habría sido por las obras de consolidación efectuadas por el arquitecto José Antonio de la Fuente, merced al impulso decisivo de la Asociación de Amigos de Villamorón, que concitó voluntades para que la Junta de Castilla y León costeara tal restauración (2009-2010). Así, pudieron repararse los paramentos verticales (exterior), cubiertas y rosetón, entre otros elementos estructurales. De esta forma, fuimos muchas las personas que pudimos contemplar esta obra de arte excepcional. Pero aún queda reparar gran parte de lo que vemos cuando sobrepasamos el umbral de su puerta meridional.

 

Efectivamente, aunque durante estos últimos años se han organizado diversos actos culturales que  han mantenido activo este emblemático templo (conciertos, conferencias, presentaciones de libros, recuperación de la fiesta del lugar, entre otros), además de ser visitado, durante todo el año, por todos los turistas que lo han solicitado previamente (dos últimos fines de semana de cada mes), para que siga existiendo y funcionando resulta imprescindible reparar su interior, desolado y en precario estado.

 

Dado que los responsables de patrimonio de la Junta de Castilla y León no van a acometer la restauración citada, la Asociación Amigos de Villamorón, tras ser aceptado su proyecto de restauración por Hispania Nostra, está actualmente en plena campaña de micromecenazgo (crowdfunding.hispanianostra.org/patrimonio-con…), con objeto de recaudar el importe necesario para restaurar, cuando menos, el coro y los paramentos verticales del interior de la iglesia de Santiago Apóstol, Bien de Interés Cultural (BIC) y primer templo en figurar en la Film Commision de Castilla y León.

 

Humildemente, me siento satisfecho por haber donado una pequeña cantidad para reparar el interior de esta monumental iglesia. Aprovecho este momento para que valoréis la posibilidad de contribuir a la citada restauración mediante una pequeña aportación. De esta suerte, el templo pervivirá y seguiremos enriqueciendo nuestra salud mientras lo contemplamos.

 

El asunto y la vinculación entre salud y cultura no es baladí, como ha quedado patente en las conclusiones del Consejo de la Unión Europea (26 de mayo del 2020), sobre gestión de riesgos del patrimonio cultural: “La cultura y la salud pública no son independientes, porque la salvaguarda y la gestión sostenible del patrimonio cultural son una fuente de resiliencia de la sociedad, y porque la cultura es un verdadero motor de salud pública”.

 

¿Qué daños suscitan esta campaña de micromecenazgo?

 

Como antes apuntábamos, los paramentos verticales interiores y el coro son los elementos que más daño sufren y que, por tanto, más necesitan ser restaurados, para impedir su inexorable progresión.

 

Veamos en las siguientes líneas el grave deterioro de las estructuras mencionadas.

 

Grave deterioro del coro de la iglesia de Santiago Apóstol de Villamorón. El intenso deterioro de los escalones de acceso al mismo requiere su pronta restauración. En la pared la humedad lo invade todo, desconchando el yeso del enlucido.

 

Coro de la iglesia de Santiago Apóstol de Villamorón. Diversas especies de insectos xilófagos se han alimentado de su madera durante décadas, a lo que es preciso poner coto, saneándola y restaurándola. La ausencia de balaustres resulta patética, al igual que las filtraciones y manchas de humedad visibles por gran parte de los paramentos verticales.

 

Estado calamitoso del coro

 

Nada más embocar la escalera de acceso al coro, nos llama la atención la presencia de numerosos orificios en los escalones de madera de pino, así como en la barandilla y balaustrada, la mayoría de escasos milímetros; alguno, de mayor tamaño. Ya, arriba, la desolación es mayor, pues faltan balaustres, el suelo parece inestable, el paramento que soporta el rosetón muestra manchas de humedad, daños en todos los elementos que constituyen el facistol: pedestal, peana, atril y tabernáculo, así como en el resto de los escasos muebles que quedan.

 

Deterioro del coro de la iglesia de Santiago Apóstol de Villamorón: la carcoma y otros xilófagos están descomponiendo la madera del pavimento, facistol, balaustrada, bancos y demás elementos del mismo, lo que urge reparar.

 

 Coro de Santiago Apóstol de Villamorón: El deterioro y pérdida de sus balaustres reclama su inmediata restauración.

 

Coro iglesia Santiago Apóstol de Villamorón: Es difícil hallar sectores libres del ataque de los xilófagos, tanto en el suelo como en la balaustrada, bancos y demás elementos.

 

Durante el tiempo que transcurrió desde que se abandonó el culto (años 70) hasta que la Asociación de Amigos de Villamorón (creada en 2003) se encargó de su vigilancia y cuidado, se dieron las circunstancias predilectas para el desarrollo de los insectos devoradores de madera, los xilófagos, o sea, humedad, escasa luz y deficiente ventilación.

 

Coro iglesia Santiago Apóstol de Villamorón: la carcomida madera de pino de la barandilla, parapeto y balaustrada parece que se encajó con escasa sutileza y pericia en ciertos sectores.

 

Es fácil imaginarse lo acontecido: los adultos de carcoma depositaron, sin freno, sus huevos en la madera (pino), a través de pequeñas grietas y fisuras; luego, eclosionaron sus devoradoras larvas, que excavaron galerías durante un tiempo variable, pero prolongado, de cinco a once años, la carcoma grande (Hylotrupes bajulus); de uno a tres, la carcoma pequeña (Anobium punctatum), en el que no cesaron de consumir madera- primero el albumen, después, el duramen- para finalmente salir el insecto adulto a través de orificios redondos de 1,5 mm de diámetro.

 

La madera de los balaustres y demás elementos del coro de Santiago Apóstol de Villamorón muestra un aspecto desolador, carcomida por dentro y por fuera, por el albumen y por el duramen.

 

Este ciclo biológico ha prosperado ampliamente en todos los elementos del coro de la iglesia de Santiago Apóstol de Villamorón: facistol, bancos, pavimento o alfarje, barandales, pasamanos, escalones, entarimado, balaustres que soportan el peso de la barandilla de la escalera, así como el del antepecho del balcón desde el que se divisa las naves del templo.   

 

Es perentorio reparar estos elementos, eliminando el desarrollo de xilófagos, para luego restaurar todos los elementos citados.

 

Coro de la iglesia de Santiago Apóstol de Villamorón: Los adultos de carcoma depositaron sus huevos en pequeñas grietas de la madera (pino), de la que eclosionaron sus devoradoras larvas, que excavaron galerías durante cinco a once años, la carcoma grande (Hylotrupes bajulus); de uno a tres, la carcoma pequeña (Anobium punctatum), en el que no cesaron de consumir madera- primero el albumen, después, el duramen- para finalmente salir el insecto adulto a través de orificios redondos de 1,5 mm de diámetro.

 

Deterioro de los paramentos verticales del interior

 

Los paramentos interiores también muestran un notable deterioro, con manchas de humedad en gran parte de su superficie, con acusada pérdida de su enlucido, desgaste y erosión de gran parte de las basas y zócalo que soportan el fuste de las columnas y bóvedas, entre otros graves desperfectos, que deben restaurarse en breve para frenar tan devastador daño.

 

Iglesia de Santiago Apóstol de Villamorón: aseguremos su futuro mediante micromecenazgo. Las filtraciones con grave deterioro del enlucido se aprecian también en todos los paramentos verticales del coro, sobre todo, debajo del rosetón.

 

 Deterioro de los paramentos verticales de la iglesia de Santiago Apóstol de Villamorón: Es imprescindible eliminar las manchas de humedad que invaden gran parte de los paramentos verticales, reponiendo el enlucido.

 

Deterioro de los paramentos verticales de la iglesia de Santiago Apóstol de Villamorón: Pocas superficies se escapan a la humedad y al desconchamiento de su enlucido.

 

¿A qué se debe tanto destrozo?

 

Resultó crucial la ausencia de cuidado y mantenimiento durante las décadas en que la iglesia estuvo cerrada, con ventanas y óculos cegados con adobes, filtraciones de agua a través de múltiples desperfectos en las cubiertas, con gran repercusión en las bóvedas y paramentos superiores, así como la excesiva humedad del suelo motivada por la proximidad de la capa freática y la existencia de varios pozos cercanos, que, al carecer de la adecuada ventilación, hacía estragos en la porosa piedra del Páramo, con la que se construyó este templo, sobre todo, en las basas y zócalos.

 

Iglesia de Santiago Apóstol de Villamorón: Las filtraciones de agua a través de las desvencijadas cubiertas, durante los largos años que la iglesia permaneció cerrada, está desmantelando el enlucido de 1800 y dañando el de 1478. Ya toca reparar tal devastación, además,  la humedad del subsuelo está dañando el plinto rectangular, zócalo y basas que sustentan los fustes de las columnas y, por ende, de las bóvedas, lo que también habrá que reparar.

 

¿Qué coste económico comporta restaurar el coro y los paramentos verticales del interior?

 

Para reparar tanto daño, la Asociación de Amigos de Villamorón ha vuelto a contar con José Antonio de la Fuente, el arquitecto que llevó a efecto la consolidación y restauración del exterior de este singular templo (2009-2010), que, tras el análisis correspondiente, ha presupuestado el coste de la restauración del interior: 13.285,80 €, para reparar el coro; 26.556, 84€, para restaurar los paramentos verticales.

 

Considerando la suma de estos dos presupuestos, la Asociación Amigos de Villamorón ha establecido un objetivo mínimo de 15.000 € y un objetivo óptimo de 25.000 €, a fin de llevar a buen puerto este proyecto de micromecenazgo (crowdfunding.hispanianostra.org/patrimonio-con… ).

 

Además de contar con una baza adicional: el programa 1+1 de la Junta de Castilla y León, en virtud del cual esta administración se compromete a añadir el mismo importe que el conseguido por la citada asociación, cuyos responsables ya han acordado iniciar negociaciones con los de patrimonio de la Junta de Castilla y León para acceder a tal programa.

 

Iglesia de Santiago Apóstol de Villamorón: la humedad del subsuelo ha contribuido a desgastar pequeños fragmentos del plinto rectangular, zócalo y basas que sustentan los fustes de las columnas, que es preciso reparar en breve.

 

 El desmoronamiento de ciertas partes de los zócalos y basas que sostienen el fuste de las columnas y bóvedas de la iglesia de Santiago Apóstol de Villamorón deben ser prontamente restauradas, para seguir conservando esta obra de arte universal.

 

Iglesia de Santiago Apóstol de Villamorón: tanto la madera del púlpito como la de la barandilla y balaustrada de acceso al mismo ha sido pasto de la carcoma y otros xilófagos durante décadas. El enlucido del soporte pétreo también requiere urgente reparación.

 

Pequeño tesoro: Enlucido medieval fechado en grafito

 

Este templo esconde un verdadero tesoro, la fecha en romance de la conclusión del pincelado medieval que decoró el enlucido de los paramentos interiores, con línea roja, inscrita con grafito sobre dos falsos sillares, ubicados en la superficie del paramento septentrional, con el que se cegó su portada norte.

 

 Grafito histórico en un sector del paramento septentrional de la iglesia de Santiago Apóstol de Villamorón, en el que se plasma la fecha del primer enlucido: 1 de agosto de 1478. Excepcional, en un paramento vertical. En esta fotografía también puede verse la grave pérdida de este medieval enlucido.

 

El mérito de este “descubrimiento” se debe a José Miguel Lorenzo Arribas, experto en el tema (grafitos históricos), que publica periódicamente artículos de gran relieve en el Centro Virtual Cervantes, dentro de la sección de Patrimonio histórico (Rinconete).

 

Así, en literario hipérbaton, José Miguel, nos traduce este texto en su artículo (26 de mayo del 2021):

 

esta igle(s)ia se pinçalo [… e lu]
z(i)o de mill e cccc e lxxviii ann
> os p(ri)mero dia de agosto.

«Esta iglesia se pinceló y lució. De 1478 años, primero día de agosto».

 

Grafito histórico en Santiago Apóstol de Villamorón: “Esta iglesia se pinceló y lució. De 1478 años, primero día de agosto”.

 

Además, José Miguel Lorenzo, nos descubre un excepcional hecho: “Los dos «dibujos» laterales que enmarcan el texto, distintos entre sí, recuerdan a los signos notariales que, junto con la firma y rúbrica del escribano o notario, validaban el documento, asegurando su autenticidad. De ser así, sería un uso inédito el utilizarlos en un soporte parietal.”

 

Este experto también aprecia otro significativo detalle, como sigue: “Los oficiales escogieron los cálidos días de verano para acometer tan importante obra, en la que debieron ocupar varias semanas. Así, el tendido diario del enlucido podría ir secando en un tramo mientras se iban iniciando otros, para luego, al temple (no al fresco) aplicar la pintura roja sobre una línea-guía previamente incisa que hoy podemos ver.”

 

Es una lástima que este emblemático templo, construido en el tercer cuarto del siglo XIII, se beneficiara de sólo dos enlucidos (básicamente, poner una capa de yeso a las paredes): el mencionado, de 1478; y otro, de 1800, según revela el libro de fábrica.

 

El medieval, ciertamente meritorio, imitando a sillares, delimitados por fina línea roja; el posterior, de 1800, menos delicado, sobre el que se plasmaron diversas pinturas en bóvedas y en algunos paramentos.

 

Rosetón de la Iglesia de Santiago Apóstol de Villamorón, con doce óculos superpuestos con otros doce arcos apuntados.

 

Cualquiera que visite este singular templo, es posible que torne su entusiasmo y dicha por la contemplación de la monumentalidad exterior del mismo, con su imponente torre fortaleza sobre el presbiterio (hecho insólito en el arte), su bellísimo rosetón, su hipnotizadora gárgola y elegantes naves, por cierta pesadumbre al entrar en el mismo y comprobar el deterioro de su coro y paramentos verticales, escasamente amortiguados por la grandiosidad de sus naves, central y lateral, presbiterio, poderosas columnas, apoyadas en basas, zócalo y plinto rectangular, que sostienen elegantes bóvedas de crucería simple.

 

Ángulo sureste de la torre. Santiago Apóstol. Villamorón (Burgos)

 

Gárgola de la iglesia de Santiago Apóstol de Villamorón (Burgos)

 

Reparemos el interior de la Iglesia de Santiago Apóstol de Villamorón: Se aprecia pérdida del enlucido de 1800, dejando ver el de 1478, con rectángulos de borde rojo, que imita sillares. 

 

Por lo mismo, se están perdiendo parte de las imágenes pintadas en el citado enlucido de 1800.

 

 Deterioro del interior de la Iglesia de Santiago Apóstol de Villamorón:  La pérdida del enlucido de 1800 desfigura las imágenes pintadas sobre el mismo, además de permitir ver el subyacente, de 1478.

 

Restauración del retablo principal

 

Si la actual campaña de micromecenazgo resultara fructífera, podría acometerse la restauración del armazón del retablo mayor, cuyas piezas se hallan almacenadas a los pies de la iglesia, debajo del coro, cuidadosamente dispuestas y embaladas por técnicos de Patrimonio.

 

 Iglesia de Santiago Apóstol de Villamorón: En la cabecera, el ábside de la nave central está desprovisto de su retablo mayor, en madera natural, no dorada ni policromada. Habrá que restaurar su armazón para volver a ubicarlo en el sitio en el que se mantuvo durante siglos, detrás del altar.

 

El desnudo ábside de la cabecera de Santiago Apóstol de Villamorón está esperando que devuelvan restaurado su retablo mayor.

 

Inicialmente, se extrajeron las esculturas interiores, con objeto de evitar su robo y expolio, previsible en una iglesia cerrada, por el lamentable despoblamiento. Posteriormente, al ver el progresivo deterioro de todas sus piezas, verdadero festín de los xilófagos, se decidió desmontarlo y almacenarlo en el lugar indicado.

 

Mecenazgo cultural para restaurar el interior de la iglesia de Santiago Apóstol de Villamorón. En la fotografía pueden verse diversas piezas del armazón del retablo mayor, que bien merece su restauración y posterior ubicación en su lugar histórico, el interior del ábside de la nave central (cabecera).

 

Las diversas piezas del entablamiento del retablo mayor de la iglesia de Santiago Apóstol de Villamorón se hallan almacenadas debajo del coro

 

No parece descabellado acometer tal restauración, pues parece de justicia ubicarlo en el lugar en el que se mantuvo durante siglos, en el interior del ábside, a pesar de hallarse desnudo, desprovisto de sus esculturas. De esta forma, se podrá ver su entablamiento, con su arquitrabe, friso y cornisas, así como su banco o predela, ático, cuerpo, columnas, pilastras, hornacinas y demás elementos estructurales.

 

Micromecenazgo para restaurar la Iglesia de Santiago Apóstol de Villamorón: Mientras subimos al coro, observamos el intenso deterioro de su madera en escalones, barandilla y balaustres, al tiempo que las piezas del retablo, a la espera de su saneamiento y restauración.

 

Micromecenazgo cultural: Fructífera inversión

 

La conservación y promoción de nuestro patrimonio cultural es una tarea que nos compete a todos, autóctonos y foráneos, pues su contemplación y disfrute contribuye a enriquecer integralmente la salud de cualquier persona proclive a gozar con lo singular, emblemático y excepcional, además de ser una fuente de riqueza que podría contribuir a mitigar el despoblamiento que asola a gran parte de nuestro territorio, en el que abundan edificios civiles y templos religiosos de todos los estilos artísticos, sobre todo, románicos, góticos y renacentistas.

 

A mi entender, la pérdida progresiva de nuestro patrimonio está íntimamente vinculada al despoblamiento del agro, dado que tal fenómeno no sólo comporta el abandono de las casas en las que nacieron y vivieron generaciones de personas, sino también el de sus templos religiosos, en los que celebraban bautizos, bodas, misas y funerales. Si no queda nadie, cesa su cuidado y mantenimiento; las cubiertas no se reparan, campeando a sus anchas filtraciones de agua (goteras); más pronto que tarde se quiebran las vidrieras, convirtiendo el templo en morada de lechuzas y palomas; la humedad y la falta de ventilación favorece el desarrollo de xilófagos, cuyas larvas se alimentan de la madera de retablos y de coros; el polvo y la suciedad todo lo impregna, pues ya no hay vecinos que limpien y ventilen.

 

Y menos mal que los miembros de la Asociación Amigos de Villamorón se multiplican para abrir, ventilar, limpiar y adecentar el citado templo de Santiago Apóstol.

 

Para frenar este desolador escenario, se antoja crucial la colaboración ciudadana, con pequeñas aportaciones económicas (micromecenazgo), pues resulta insuficiente la intervención pública, desbordada por tanta necesidad, a pesar de la ímproba labor de las diversas sociedades culturales, verdaderos amigos de nuestro Patrimonio Cultural. Por ello, son muy necesarias asociaciones que tienen como objetivo fundamental la defensa, salvaguarda y puesta en valor del Patrimonio Cultural y Natural español, como Hispania Nostra.

 

Si el artículo publicado en este blog, hace cuatro años y medio, “Iglesia de Santiago Apóstol de Villamorón: Descubramos una obra de arte universal”, contribuyó a dar a conocer y promocionar una obra artística excepcional, construida en el tercer cuarto del siglo XIII, con los primeros balbuceos del gótico peninsular; ahora, me gustaría que este contenido pudiera  incentivar el mecenazgo cultural, solicitado por la Asociación Amigos de Villamorón, para que, entre todos, contribuyéramos a restaurar todos los elementos interiores dañados. Así, aseguraríamos el futuro de este emblemático templo.

                                                                

Dr. Félix Martín Santos

 

Comentarios

Pedro Artola 12/11/2021 17:53 #8
¡Enhorabuena por esta gran idea! La de intentar que entre todos ayudemos a manter el gran patrimonio que tenemos. Me apunto a poner mi granito de arena, con la esperanza de que entre todos podamos rehabilitarlo. -Además está publicación anima a hacer turismo, a visitar todas estas joyas de nuestro arte. ¡Gracias! Saludos
María Jesús Hernández 12/11/2021 13:17 #7
Muchas gracias Félix por tu profunda explicación sobre cómo defender, conservar, difundir y contribuir a nuestro Patrimonio Cultural. Tendremos presente el refrán de que un grano de trigo no hace granero, pero ayuda al compañero y así colaborar con el emblemático templo de Santiago Apóstol de Villanorón.
Isidro Ruiz Huidobro 08/11/2021 22:15 #6
La erudición del Dr. Martín Santos que se manifiesta, no sólo cuando escribe de temas de salud sino también cuando trata temas de botánica, zoología o arte, en este caso va más allá al relacionar la salud con el disfrute del patrimonio artístico y al animar a los particulares a colaborar en su mantenimiento y recuperación. La Iglesia de Santiago de Villamorón ha sido para nosotros la más agradable sorpresa en nuestras escapadas vespertinas por la provincia de Burgos durante el confinamiento regional. Muchas gracias al Dr.
Inmaculada Hernández 08/11/2021 11:08 #5
Félix magnifica tu exposición en favor de la protección y conservación del patrimonio cultural en general y de manera específica de la Iglesia de Santiago Apóstol de Villamorón (Burgos) que a través de su Asociación de Amigos y mediante su campaña de micromecenazgo pretende restaurar el coro y los paramentos verticales. Espléndido proyecto y ejemplo. Tu defensa razonada y muy bien explicada de la grandeza de nuestro patrimonio sirve para que nos concienciemos del valor del mismo y lo sintamos como algo nuestro que debemos de conocer, admirar, valorar, querer, conservar y de esta manera actuar en consecuencia. Admiro tu labor y la de la Asociación de Amigos de Villamorón.
Francisco 04/11/2021 22:42 #4
Todo lo que contribuya a salvar nuestro patrimonio, ¡Bienvenido sea! Y este artículo, Félix, además de hacer eso, "motiva" a visitarlo ¡y a disfrutar de él! Gracias, Félix
Juan Arribas Hortigüela 04/11/2021 11:22 #3
Muy buena idea intentar sensibilizar a la gente para que contribuya con pequeñas donaciones a restaurar el patrimonio cultural. Como dices, con poco se puede hacer mucho. El artículo, muy completo e instructivo, como siempre. Yo también donaré una pequeña cantidad. Deberías hacer más artículos como éste. Enhorabuena.
Amigos de Villamorón 04/11/2021 09:11 #2
Mil gracias, Félix. Ejemplos como el tuyo dan alas a proyectos como el de nuestra pequeña asociación, que tanto tiempo lleva trabajando en un entorno nada fácil. Que la gente conozca esta maravilla de monumento y se anime a colaborar divulgándolo y animándose a hacer una aportación que tiene su recompensa.
Rosa Gómez Domínguez 04/11/2021 09:09 #1
Me parece encomiable todo interés por contribuir a restaurar nuestro amplio patrimonio, gran parte en franco deterioro, sobre todo, en la España Vaciada, donde hay numerosas obras de arte. Este artículo es muy aleccionador y necesario para sensibilizar a la población en la defensa del patrimonio. "Cojo el guante" y procedo a hacer un pequeño donativo para restaurar esta iglesia, que, además, deseo visitar.

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: