Taperos
Cyl dots mini
Img818 original

Los lunes al sol

El Viudo
Blog de actualidad

Taperos

Empleo%20camarero%20bares detail

He recurrido a este nombre ya que no he encontrado ninguna palabra en la RAE que defina a este grupo sociológico que mueve más dinero que todo el turismo que puede llegar a la ciudad en un año de los buenos.

 

El doble que todo lo que mueve la Semana Santa, seis veces más que Pingüinos, treinta veces más que Seminci y compararlo con cualquier competición deportiva causaría rubor a los dirigentes de los clubs de élite que tanto big data y medios a su disposición tienen.

 

No existen en las redes, ni en la prensa, nunca un altercado con la autoridad, siempre respeto y orden, por eso no salen en prensa, ni sus cifras son evaluadas, no sabemos cuántos son, ni donde viven, ni quien es su líder, ni a quien votan.

 

No son youtubers, ni instagramer, ni twitteros, ni influencers. Van limpiamente vestidos y aseados y nunca les verás sentados en jardines, ni ocupando aceras, ni en fiestas de madrugada esperando, sin medias, en interminables colas en Coca, a la llegada del último taxi.

 

Tienen su ruta establecida desde primera hora y un horario más riguroso que los turnos de Fasa. Saben quién cierra los lunes, descansa los miércoles por la tarde o el domingo solo abre a partir de la una.

 

Son decenas, centenas, miles de grupos de gente honrada y trabajadora, que no han hecho la mayoría más que zurrarse la badana para levantar esta ciudad y a su familia y ahora se merecen el premio de poder quedar a las doce y media hasta la hora de comer a tomar unos vinos o unas cañas y tomar unas tapas.

 

No suelen los grupos de ser de más de seis, los buenos son de cuatro y raramente son solo pareja los que salen de ruta pero se respeta todo. De Fasa, Michelin, Sava-Pegaso, funcionarios, profesores…y últimamente como debe ser cada vez más grupos de mujeres, aunque ellas son más bien de partida, también hay sus cuadrillas de tomar vinos.

 

Saben todo de las tapas. Pero de las verdaderas tapas. En su ruta no hay premios ni pinchos de oro, ni hosteleros de delantal bordado. Detrás de las barras de esos bares de la Vitoria, Rondilla, Pajarillos, Cuatro de Marzo, Plaza de San Juan y tantos otros barrios hay un hombre y una mujer que es casi de su edad, que viste como ellos y siente como ellos.

 

No son clientes, ni turistas, ni ocasionales funcionarios que ojean el periódico mientras toman un café y un zumo. Son la cuadrilla de amigos que va a ver a otro amigo, para pedirle tres claretes, dos cortos de cerveza y un mosto, que nunca he entendido como un hombre de setenta y cinco años a la una y media se puede tomar un mosto, será cosa del estómago, supongo, o de la mujer vete a saber.

 

Garbanzos con callos, tortilla de ajetes, dos lonchas muy finas de lomo, canapé de atún, lentejas…y el día que dan el huevo frito con puntillas. Lo saben todo, como el que lleva el calendario de las carreras de Fernando Alonso y sabe las curvas y rectas de cada circuito

 

Son gente noble que ha guardado un euro para disfrutar de estos años sin estridencias sin lujos y sin prisa, que para tomar unos vinos con los amigos por el barrio no hay que coger buses ni aparcar coches en zona azul ni llenar de bicis los carriles.

 

Me encanta verles en las barras con el follón que supone cuando todos hablan a la vez y en voz normalmente alta, pero esa es la mejor señal de que hay vida y hay amistad y hay vino o algo por lo que celebrar.

 

Ellos no lo saben, pero mueven más dinero diario del que se pueden imaginar, pero como no están en el centro son invisibles, ni llevan corbata verde en traje embutido ni tacones por la subida de Angustias ni van siguiendo a un guía por La Catedral, ni se juntan en parques con bolsas de bebidas de supermercado.

 

Qué pena que ninguna cadena de televisión haya caído nunca en la tentación de realizar un programa solo dedicado a ellos, con el juego que podrían dar y lo bien que sonaría:

 

Hoy presentamos la vida de los “TAPEROS”.

 

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: