¿De los errores se aprende? El mundo al revés
Cyl dots mini
Silueta raul garcia diaz original

Para profesionales

Raúl García Díaz
Reflexiones y consejos para verdaderos profesionales, independientemente del puesto y del sector en el que trabajen.

¿De los errores se aprende? El mundo al revés

Errores detail

El blog de Raúl García en Tribuna

Todas las semanas leo frases que elogian el hecho de cometer errores, porque de esa manera se aprende. Creo que las personas que inventan esas frases se han equivocado muchas veces y, por lo tanto, tratan de convencerse y convencer a los demás de que equivocarse es bueno. Yo no lo creo. Si fuera bueno me esforzaría al máximo por equivocarme continuamente, de esa manera aprendería un montón. Pero lo que trato de hacer es no equivocarme nunca, aunque no lo consigo. Porque pienso que de lo que uno aprende de verdad es de lo que uno hace bien. O de lo que los demás hacen bien. Si de los errores se aprendiera, si cometer errores fuera bueno, el mundo sería muy diferente.

 

En las escuelas, por ejemplo, los profesores premiarían a los chavales que hicieran mal los problemas de matemáticas o a los que tuvieran más faltas de ortografía. En los exámenes tipo test, las respuestas mal acertadas sumarían puntos, en vez de restarles. Todo sea por el aprendizaje. Cuando en clase de historia se preguntara en qué año se descubrió América, los estudiantes que dijeran cualquier año excepto 1492 serían los que se llevarían el punto positivo. Incluso, si equivocarse fuera la demostración de que se ha aprendido, dejarían pasar de curso a aquellos que suspendieran todas las asignaturas. Bueno, quizá con esto último estoy exagerando… O quizá no…

 

Y qué decir de los deportistas. El atleta que en los entrenamientos tirara todas las vallas al suelo, o el tenista que practicando el saque golpeara a la pelota con el marco de la raqueta en vez de con el cordaje, o el esquiador que en la práctica del slalom no pasara ni una sola vez entre banderas sería el elegido por el seleccionador para representar a su país en las olimpíadas. No solo eso, sino que en aras del aprendizaje por encima de todo, durante los entrenamientos al futbolista se le animaría a lanzar los penaltis fuera de la portería, cuanto más lejos mejor. Para que aprendiese. Es más, el entrenador pondría a todo el equipo a observar cómo falla penaltis el peor lanzador y les diría que se fijaran atentamente cómo no tirar un penalti para aprender a tirarlo correctamente.

 

Incluso en el trabajo, los jefes estarían permanentemente alentando a sus colaboradores a que metieran la pata, a que se equivocaran, a que cometieran errores. Les exhortarían diciendo: “Por favor, haz mal el presupuesto. Así aprenderás a hacerlo bien”. A las nuevas incorporaciones les darían pautas claras de lo que se espera de ellos: “Haz el favor de calcular mal el stock que necesitamos, porque como lo hagas bien no aprenderás nunca”. ¿Y qué es eso de celebrar los cien, doscientos o quinientos días seguidos sin accidentes? Sin accidentes sería imposible aprender a evitar accidentes. Un curso de prevención de riesgos laborales debería consistir en accidentarse de mil y una formas diferentes. De esa manera las personas aprenderían a no tener accidentes jamás.

 

Es evidente que de los errores no se aprende. Los ejemplos que nos ponen continuamente para demostrar que de las equivocaciones se aprende, hacen referencia a esas personas que se equivocaron y más tarde tuvieron éxito. Pero no nos ponen los ejemplos de personas que se equivocaron y que se siguieron equivocando sin tener éxito nunca, que también los hay. La única conclusión que puedes sacar de un error es aquello que debes evitar hacer, no aquello que debes hacer. Todo error sin comparación con el acierto no sirve para nada y, por lo tanto, de lo que aprendes es del acierto, no del error.

 

Lo único que una persona tiene que aprender con respecto a los errores es lo siguiente: cuando te des cuenta de que te has equivocado, corrígelo cuanto antes.

 

Gracias por leer.

 

Raúl García Díaz es director de la consultora de recursos humanos Entrepersonas

www.entrepersonas.com

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: