Silueta raul garcia diaz original

Para profesionales

Raúl García Díaz
Reflexiones y consejos para verdaderos profesionales, independientemente del puesto y del sector en el que trabajen.

La delegación es una mezcla de paciencia y humildad

Gas,%20cocina%20de%20gas,%20llamas,%20llama,%20fuego,%20fog%c3%b3n,%20fogones,%20gas%20natural,%20olla,%20ollas,%20utensilios%20de%20cocina detail

El post de Raúl García en Tribuna.

Recuerdo como si fuera ayer, y eso que ha pasado más de una década, el día que mi mujer decidió enseñarme a limpiar la vitrocerámica. Ella era la única que realizaba esa tarea, y yo, que siempre he intentado saber y hacer el máximo de tareas de casa, un buen día animé a mi mujer a que me enseñara. En el fondo era para mi propio beneficio: si yo era capaz de limpiar la vitrocerámica podría ensuciarla cuando me diera la gana y así cocinarme auténticas delicatessens cuando ella no estuviera, sin tener que dar explicaciones después.

 

El curso de limpieza comenzó bien, yo atendía y ella me comunicaba sus conocimientos y experiencia en el apasionante mundo de la pulcritud. En casa de mis padres nunca tuvimos vitrocerámica y por lo tanto, toda información era interesante y novedosa para mí. Pero llegó el momento de dejar la teoría y pasar a la práctica. He de reconocer que me esforcé, traté de seguir al pié de la letra todas las instrucciones que me había dado y que yo había procesado con una atención, he de confesar, inusual en mí. Pero todo mi esfuerzo fue en vano. No pasó ni un minuto cuando escuché: “Deja, deja... mejor lo hago yo, que lo voy a hacer más rápido y mejor”.

 

Y la verdad es que tenía toda la razón del mundo. Me eché a un lado y ella limpió el electrodoméstico en un abrir y cerrar de ojos dejándolo limpio como una patena y brillante como un espejo. A día de hoy es ella la que siempre limpia la vitrocerámica cada vez que se usa y yo ya he renunciado a cocinar delicatessens para mi disfrute personal.

 

La delegación de tareas no es sencilla. Aún cuando el colaborador sea un candidato excepcional para la delegación (con gran motivación, interés y ganas de aprender), el delegador se dará cuenta antes o después, seguramente más antes que después, que esa persona en la que ha delegado la tarea no la va a hacer igual que él. Incluso al principio la hará mucho más lentamente y mucho peor. Es normal, las personas no nacemos sabiendo realizar las tareas que todos nuestros jefes nos delegarán en nuestra vida profesional. Por eso es una de las claves para que la delegación tenga éxito es que el delegador se arme de paciencia durante una temporada.

 

Durante ese período de tiempo que le tocará acompañar a su colaborador en el aprendizaje y el seguimiento de la tarea que le ha delegado. Y tendrá tentaciones de volver a retomar la tarea, pero si lo hace será un terrible error. No porque haya cambiado de opinión, ya que incluso los más sabios nos podemos equivocar, sino porque habrá transmitido a su colaborador que va a ser muy complicado que su jefe le vaya a dedicar parte de su tiempo y parte de su esfuerzo en enseñarle y desarrollarle como profesional.

 

La paciencia no es la única virtud que un buen delegador tiene que poseer y poner en práctica, también debe poseer humildad. Cualquier delegación conlleva pérdida de poder: poder de decisión, poder de actuación, poder de información... El delegador dejará de controlar la tarea delegada. Si, por ejemplo, delegamos en un colaborador la gestión de ciertos clientes, ya no seremos nosotros quienes decidamos cuándo y cómo contactar con ellos, ya no seremos nosotros quienes vayamos a tomar un café con ellos, ni seremos nosotros a quienes esos clientes cuenten sus quejas, sus satisfacciones o sus películas para no dormir. Y hay que ser muy humilde para aceptar esa pérdida de poder que supone la delegación y además darle ese poder a otra persona.

 

Nadie dijo que delegar fuera sencillo, pero sí es fundamental para que un profesional responsable pueda realmente ocuparse de lo importante. Ocuparse de aquello por lo que le pagan.

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: