Silueta raul garcia diaz original

Para profesionales

Raúl García Díaz
Reflexiones y consejos para verdaderos profesionales, independientemente del puesto y del sector en el que trabajen.

Ten en cuenta esto si quieres ser un buen motivador para tu equipo

Motivacion detail

El blog de Raúl García en Tribuna Valladolid.

La semana pasada impartí una formación sobre motivación de equipos. Reconozco que es un tema que me apasiona, porque aunque no existen varitas mágicas ni fórmulas perfectas, sí existen ciertas cuestiones a tener en cuenta para lograr un equipo implicado, comprometido y orientado al resultado.

 

Suelo comenzar las formaciones pidiendo a los participantes que me digan qué temas les gustaría trabajar durante la formación y como siempre me pasa, una vez más, me sorprendieron gratamente. Uno de los participantes me planteó la siguiente cuestión: “¿Soy un buen motivador para mi equipo?”. No se refería, como me explicó, a las técnicas que debía aplicar o a las herramientas que tenía que utilizar, sino a si él como responsable de su equipo era un buen motivador. Me pareció tan interesante la pregunta que voy a recoger aquí, resumidamente, mi contestación.

 

Ser un buen motivador supone ser un buen líder. El liderazgo, en esencia, es eso: influir en otras personas para que se involucren en conseguir los objetivos del equipo. Pero dejando aparte las técnicas y las herramientas, tal y como me pidió el participante ¿cuál es la base sobre la que se sustenta la capacidad de influir en otros? Pues se basa fundamentalmente en cómo caes a las personas que tratas de influir o motivar.

 

Vamos con un ejemplo, imagina que en tu trabajo hay personas que te caen bien y otras que te caen mal. Imagina que un día llegas a trabajar y se acerca una de las personas que te caen bien y te dice algo como: “¡Buen trabajo! Me he enterado de lo de ayer. Fantástico”. Imagina que al día siguiente en cuanto entras a trabajar se acerca una de esas personas que te caen mal y te dice: “¡Buen trabajo! Me he enterado de lo de ayer. Fantástico”. Realmente son las mismas palabras, imagina también la misma entonación y el mismo lenguaje no verbal en ambos casos. ¿Interpretarías de la misma manera el mismo mensaje proveniente de diferentes personas?

 

Evidentemente no. El 99% de las personas a las que pregunto esto, afirman que les resulta creíble y honesto el mensaje cuando proviene de una persona que les cae bien. En cambio si la persona que lo dice les cae mal (aún siendo el mismo mensaje), creen que tiene una intención oculta al alabar tu trabajo o lo está diciendo de manera sarcástica, sin creérselo. Por lo tanto, si quieres influir o motivar a las personas de tu equipo, primeramente tendrás que tener en cuenta cómo les caes, cómo es tu relación con ellos. Para que tus mensajes y tu comportamiento sea creíble por los demás.

 

Y no se trata de caer bien a todo el mundo. Porque es imposible. Lo siento si te acabo de echar un jarro de agua fría por encima, pero no, no caes bien a todo el mundo. Cuando todos se ríen, algunos lo hacen porque eres el jefe, tenlo siempre presente. Es más, si tratas de caer bien a todos, entonces intentarás contentar a todo el mundo diciéndoles lo que quieren escuchar, actuando como quieren que actúes y eso, como podrás entender es muy poco profesional. Porque un profesional ha de ser riguroso con su equipo, exigiendo altos estándares y corrigiendo lo que no está bien, aunque eso no guste a algunos.

 

El objetivo realista es no caer mal. De lo que se trata es de tener una relación profesional. Y uno puede conseguirlo haciendo muchas cosas: siendo coherente, siendo honesto, apoyando a su equipo, desarrollándolo, etc… pero además hay algo muy simple y muy potente a la vez que se puede hacer. Escuchar de verdad a las personas. Que realmente te importe aquello que te digan. Escuchando de verdad haces que los demás se sientan importantes, se sientan valorados, se sientan comprendidos. Pero repito, escuchando de verdad, no a medias, no haciendo otra cosa. Si quieres ser un auténtico motivador para tu equipo escúchales. Son personas. No únicamente recursos.

 

Gracias por leer.

 

Raúl García Díaz es director de la consultora de recursos humanos Entrepersonas

www.entrepersonas.com

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: