Aparca borracho detrás de un coche de Policía, pensando que era un control de alcoholemia, y se queda dormido

FOTO: POLICÍA MUNICIPAL

Los agentes estaban interviniendo en un accidente que había sido provocado por otro conductor ebrio.

Un conductor ha dado positivo en una prueba de alcoholemia en Valladolid tras parar y quedarse dormido en lo que pensaba que era un control, cuando se trataba de un vehículo policial que intervenía en un accidente en el que se había visto involucrado otro piloto en estado ebrio, han informado a Europa Press fuentes policiales.

 

El suceso se ha producido en la calle Bolivia -en el barro de Arturo Eyríes- en torno a las 4.50 horas de este lunes, 13 de mayo, cuando un coche detuvo su marcha tras el vehículo de atestados de la Policía Municipal.

 

Fue entonces cuando un agente se acercó a ver qué necesitaba el conductor de este turismo, que mostraba síntomas "más que evidentes" de encontrarse en estado ebrio, por lo que se le pidió que parara el vehículo y esperase a someterse a una prueba de alcoholemia, antes de la cual se quedó dormido, por lo que hubo que despertarle. El conductor arrojó una tasa superior a 0,9 miligramos de alcohol por litro de aire espirado, cuando el límite se encuentra en 0,25.

 

Se da la circunstancia de que el vehículo de atestados de la Policía intervenía en ese momento en un accidente de tráfico que se había producido poco antes, en torno a las 4.00 horas, y en el que se sólo se habían producido daños materiales. Sin embargo, también en este caso, uno de los conductores dio positivo en alcoholemia con una tasa que superó 1 miligramo de alcohol por litro de aire espirado.

 

En ambos casos a los conductores se les incoaron diligenciales penales por un presunto delito contra la seguridad del tráfico al superar los 0,6 miligramos de alcohol por litro.

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: