Castilla y León inicia una desescalada que promete larga sin moverse un centímetro y anunciando multas más duras
Cyl dots mini

Castilla y León inicia una desescalada que promete larga sin moverse un centímetro y anunciando multas más duras

La consejera de Sanidad, Verónica Casado, y el vicepresidente de la Junta, Francisco Igea. Foto: Ical

Posterga una semana las primeras medidas de relajación, agotará cada fase en la que se permanecerá el máximo de tiempo posible y anuncia sanciones más duras con posibilidad de cierre de locales.

Castilla y León empieza una nueva cuenta atrás, una más, para iniciar una desescalada de la que se lleva semanas hablando pero que se va a postergar todavía siete días más. La Junta había anunciado que tomaría una decisión sobre nuevas medidas este lunes, pero finalmente lo que se tomó es la decisión de tomar esas medidas... la semana que viene.

 

Sea como fuere, lo que ha quedado claro es que la desescalada, el proceso para ir de las actuales e importantes restricciones hacia otra 'nueva normalidad', va a ser muy, muy lento. De momento, nada se mueve ni un centímetro hasta el día 8 de marzo y se mantiene cerrado lo que estaba, también sabemos que hay al menos dos medidas que se quedan hasta después de Semana Santa: el límite de cuatro personas en reuniones y el cierre perimetral de la comunidad.

 

Al margen de eso, ahora lo que está en juego son los cierres de actividad. Lo primero que se hará, previsiblemente el lunes que viene, será pasar a toda la Comunidad a nivel 4 'simple', dado que ahora estamos en nivel '4+'. Eso supone que se podrán abrir interior de hostelería, centros comerciales y gimansios, pero con los correspondientes límites de aforo: entre un tercio y la mitad, sin barras y con medidas de higiene estrictas.

 

Será el primer paso, pero para que eso ocurra se tienen que cumplir varios requisitos. El global de la comunidad tiene que estar por debajo del 35% de ocupación UCI, la cifra finalmente adoptada, tras haber dado la 'orientativa' de los 130 pacientes en unidades de críticos en toda la comunidad. Esto se medirá de manera global porque se pasan pacientes de unas provincias a otras. Además, las provincias deberán tener 'en regla' todos sus números del 'semáforo' en incidencia, pruebas y hospitalización, que deberá ser inferior al 25% en críticos a nivel provincial.

 

Una vez dado ese paso, los siguientes no serán fáciles. Castilla y León estará, seguro, dos semanas completas en nivel 4 y luego seguirá su periplo por el resto de niveles por ese orden; pasará por todos, no habrá bajada directa del 4 al 2 ni del 3 al 1. Todo lo que hay que saber sobre la desescalada.

 

Y luego están las multas. La Junta va a endurecer el catálogo de sanciones y podrá cerrar aquellos establecimientos que incumplan los límites de aforo o que celebren actos (fiestas) que superen los límites a las reuniones. Eso supone que podrá haber cierres de hostelería o centros comerciales además de las multas de hasta 60.000 euros de las infracciones graves.