Científicos españoles en la detección de ondas gravitacionales: "Es un hito histórico"

Científicos españoles comentan la detección de ondas gravitacionales y luz

Los científicos españoles de LIGO y Virgo que han colaborado en la detección de luz y ondas gravitacionales procedentes de una misma fuente, la fusión de estrellas de neutrones, han calificado el hecho como "hito histórico".

En el descubrimiento, anunciado este lunes, 16 de octubre, en Washington, han participado cerca de 70 observatorios de todo el mundo que han implicado a miles de científicos. Entre ellos, han participado científicos españoles que han estado presentes este lunes en el Ministerio de Economía, Industria y Competitividad para comentar los aspectos más fundamentales de estos nuevos resultados, resaltando la contribución española.

Una de estas científicas es Alicia Sintes, investigadora principal de la Colaboración Científica LIGO en la Universidad de les Illes Balears (UIB), institución que lidera la búsqueda de estrellas de neutrones desconocidas. Según Sintes, si la detección de la primera onda gravitacional en 2015 fue un "hito histórico", el descubrimiento anunciado este lunes supone "otro hito histórico" porque se ha detectado por primera vez un evento mediante la observación de radiación electromagnética (estallido corto de rayos gamma) y ondas gravitacionales.

"Es el primer anuncio de detección de estrellas de neutrones, sólo con una hemos aportado información a muchas preguntas que se tenían", pero también avisa de que "se han generado muchas preguntas mas". "Este evento será el más estudiado en muchos años", añade.

Para Sintes, lo más "espectacular" de este hallazgo científico es que "todo el mundo" se detuvo durante un periodo de tiempo para poder observar un mismo evento astronómico que, en sus palabras, aparecerá "en los libros de texto". "Además, con un solo evento, hemos dado una aproximación de Hubble más precisa", añade la científica, que atribuye este "hito" a la "naturaleza benévola", ya que se detectó una semana antes de que los instrumentos detectores LIGO, ubicados en Estados Unidos, y el de Virgo, en Italia, cesaran su actividad. Estos abrirán en diciembre de 2018.

Asimismo, no sólo el descubrimiento en sí marca un hito científico, sino el análisis posterior. "Va a aportarnos muchas respuestas en muchos campos", anuncia Sintes, que destaca la astrofísica y la cosmología, campos en los que se podrá responder a preguntas como cómo se forman los agujeros negros, si es la relatividad general la descripción correcta de la gravedad o cómo fue la expansión acelerada del universo (constante de Hubble).

14 INVESTIGADORES ESPAÑOLES

Un total de 14 científicos españoles están involucrados en la investigación en la UIB, que se centra en la búsqueda de ondas procedentes de agujeros negros y estrellas de neutrones.

En la rueda de prensa del Ministerio también ha estado presente José Antonio Font, investigador principal de la Colaboración Virgo en la Universidad de Valencia.

Según ha indicado Font, este evento supone también el avance científico en campos como la física nuclear, donde se podrá avanzar en el conocimiento sobre la formación de materia densa, así como de los lugares donde se forman materiales pesados como el oro y el platino, que en la teoría se originan por la fusión de estrellas de neutrones.

Para Font, los aspectos más importantes de la detección de luz y ondas gravitacionales de una misma fuente es "histórico por muchas cosas". En primer lugar, supone la primera detección de una colisión de estrellas de neutrones, tanto en ondas gravitacionales como en ondas electromagnéticas, lo que inaugura la "astronomía de multi-mensajeros".

Igualmente, supone la primera colisión de estrellas de neutrones conocida fuera de la Vía Láctea, que ostenta el récord de ratios de masas; la primera asociación directa de colisión de estrellas de neutrones con erupciones de rayos gamma, una confirmación que era largamente esperada; la detección de la fuente más próxima de ondas gravitacionales, a 130 millones de años luz, y el estallido corto de rayos gamma (GRB) también más próximo; la detección de la señal más intensa de una onda gravitacional; y la primera medición de la constante de Hubble utilizando binarias de neutrones.

Según ha comentado, "lo que queda por hacer" ahora es estudiar esta quinta onda gravitacional para "entender la física subyacente" del evento y eso se podría realizar con simulaciones numéricas con instrumentos tan potentes como el supercomputador Marenostrum, ubicado en Barcelona. "Esta fuente nos dará muchísimo trabajo durante mucho tiempo", ha apuntado el investigador, que cree que el descubrimiento de hoy "marca el inicio" a la hora de "dar respuesta a muchas preguntas".

OBSERVACIÓN DE RAYOS GAMMA

Por su parte, Alberto J. Castro-Tirado, investigador principal del grupo de Astrofísica robótica y altas energías (ARAE) del Instituto de Astrofísica de Andalucía (IAA-CSIC), grupo que ha participado en el descubrimiento, ha recalcado que este evento supone "una nueva era" para la ciencia. Además del grupo de Castro-Tirado, hay otros dos grupos del IAA-CSIC implicados en este hito.

Castro-Tirado es también investigador principal de la Red Global BOOTES, proyecto que también estuvo implicado en el estudio del fenómeno, en este caso de luz óptica. Fue durante 15 días, cubriendo desde el ultravioleta hasta el infrarrojo cercano, gracias al telescopio robótico Javier Gorosabel en la estación española BOOTES-5 (México).

Manuel Reina, representante de INTA y jefe de proyecto técnico de la participación española en el satélite INTEGRAL, uno de los primeros que detectó la señal de rayos gamma, ha manifestado sentirse "orgulloso" de que el proyecto haya estado implicado en el descubrimiento, pues ha resaltado la alta participación de España en su construcción. "Todo esto es colaboración, y se expande más allá del campo de una onda gravitacional o un rayo gamma, todo se expande en muchísimas cosas y no sabemos dónde se va a aplicar lo siguiente", ha destacado.

A la rueda de prensa también ha asistido Eusebio Sánchez, del CIEMAT y representante del experimento DES en España, también implicado en la observación internacional de este evento científico. "Estamos empezando a ver las consecuencias científicas", ha resaltado Sánchez, que ha destacado la colaboración entre los 450 científicos de 25 instituciones de siete países, entre ellos España, en los que colabora el CIEMAT, ICE, IFAE y la UAM, cuya contribución al hallazgo consiste en dar soporte al programa de seguimiento de las observaciones.

"Empezamos a recibir alarmas con la detección de la kilonova y enseguida nos pusimos en marcha", ha recordado Sánchez, que considera que lo primero que se podrá resolver gracias a lo anunciado este lunes será saber cuál es la expansión del Universo. "Lo único que se necesita es tener unas pocas decenas de detecciones como esta", opina. A su juicio, esta nueva medida de la constante de Hubble es "una medida muy limpia e independiente de todas las que hay ahora".

Josefa Becerra González (IAC), colaboradora en estudios de multifrecuencia e investigadora del Instituto de Astofísica de Canarias (IAC), también dice sentir "emoción por este hito tanto científico como histórico".