Cómo es Groenlandia, la isla que Trump quiere comprar

Qassiarsuk

Te revelamos algunos de los atractivos de esta isla, en la que más del 77% de su superficie está cubierta de hielo.

Groenlandia, considerada la mayor isla del mundo, está ubicada en América del Norte entre el océano Atlántico y el océano Glacial Ártico y políticamente es una región autónoma de Dinamarca --por ahora-- y es un destino turístico digno de explorar para los más aventureros.

 

La isla ha acaparado la atención después de que el presidente de Estados Unidos haya consultado con sus asesores la posibilidad de comprar el territorio para expandir las fronteras norteamericanas. El Gobierno de Groenlandia se ha apresurado a contestar que el territorio "no está en venta", después de que el diario estadounidense 'Wall Street Journal' revelara las intenciones de Trump.

 

¿Cómo es Groenlandia? Te revelamos algunos de los atractivos de esta isla, en la que más del 77% de su superficie está cubierta de hielo.

 

En esta región, todas las ciudades se encuentran a lo largo de la costa oeste, que es la parte que está libre de hielo y los poco más de 60.000 habitantes están concentrados mayoritariamente en la capital, Nuuk.

 

Desde el punto de vista turístico, se trata de un paraje espectacular por la naturaleza salvaje, si bien, un viaje a Groenlandia es una pequeña aventura, ya que el transporte es bastante complicado: solo es posible llegar en avión, apenas hay carreteras y no hay líneas férreas.

 

No obstante, si el turista se embarca en la aventura, la experiencia será diferente a cualquier otro destino, ya que el país es básicamente un glaciar donde disfrutar de los paisajes blancos, los icebergs y las expediciones en trineo de perros.

 

 

Sobre la blanca nieve sobresalen las coloridas casas groenlandesas, como estas de Tasiilaq, que tradicionalmente se pintaban de diferentes colores muy llamativos en función de su uso para poder distinguirlas de forma más sencilla en la oscuridad del invierno.

 

 

La mayoría de los viajeros deciden visitar la isla en verano, cuando las temperaturas son más suaves, si bien, la mejor época para ver las espectaculares auroras boreales del Ártico es en la primavera.

 

Además, entre marzo y abril es posible navegar entre los icebergs, usando los fiordos como autopistas. El avistamiento de ballenas es una de las actividades con más atractivo, para ello, un paseo en kayak es típico en estas aguas, de hecho el término, que se ha exportado mundialmente, procede de las canoas de pesca usadas por los esquimales o 'inuits' de esta región.

 

Para los menos temerosos del frío polar, también es posible bucear en las aguas del Ártico, una experiencia única para ver crustáceos, anémonas, estrellas de mar, gusanos de cerdas y muchas otras criaturas.

 

Entre los recorridos más recomendados está el viaje por el fiordo Tasermiut, considerado como una de las diez maravillas del Ártico, por sus impresionantes paredes verticales, los 'big wall' árticos rodeados de un entorno alpino de glaciares y tundra a lo largo de todo el recorrido.

 

 

En esa ruta destaca la visita a Qassiarsuk, declarada Patrimonio de la Humanidad por la Unesco en 2017, un idílico pueblo de granjeros con las más importantes ruinas y reconstrucciones de la época vikinga, como las de la casa e iglesia de Eric el Rojo, entre otras.

 

La economía de la isla está basada en la pesca y según la Enciclopedia Britannica, la caza de focas fue alguna vez el foco de su economía, pero decayó en el siglo XX. Ahora Groenlandia pesca, enlata y congela bacalao, camarones y otros. Según la Enciclopedia Britannica, desde la década de los 90, las ganancias por turismo han crecido significativamente.

 

Groenlandia recibe financiación del Gobierno danés, explica Britannica, y casi la mitad de la fuerza de trabajo trabaja en el sector público.