Cyl dots mini

Consejos psicológicos para afrontar la cuarentena del coronavirus

Café (Foto: E. P.)

Ante una situación de cuarentena, debemos prestar especial atención a nuestra salud. No solo la física, sino también la mental. 

Los psicólogos recomiendan, ante el estado de alarma decretado por el Gobierno y el confinamiento existente, mantenerse informados por fuentes oficiales, pero evitar caer en la "sobreinformación".

 

Mientras, insisten en la importancia de mantener unas pautas en el domicilio, estando "conectados" con el entorno por el teléfono u otros medios tecnológicos, y hacer, en la medida de lo posible, como "si fuera un día normal, pero en casa".

 

"La forma en cómo lo enfrentamos nos va a ayudar a manejar el espacio familiar", ha asegurado a Europa Press Julita Touriño, psicóloga miembro de la comisión coordinadora del grupo de intervención psicológica en catástrofes y emergencias (Gipce) del Colegio Oficial de Psicología de Galicia, que apela a la responsabilidad social y personal quedándose en casa.

 

"Hay que hacer una serie de rutinas y los que hacen teletrabajo incorporar también esas rutinas manteniendo su espacio personal o un espacio de casa para trabajar", precisa sobre la situación que ha generado el nuevo escenario para frenar el coronavirus y que ha supuesto que muchos trabajadores realicen desde sus casas la labor que, hasta ahora, desempeñaban en oficinas.

 

En el caso de los niños, asegura que hay que tenerlos informados, "pero de manera adaptada" a su edad. "No mentirles y promover la idea de que estando en casa ayudan a nivel social, a no expandir la enfermedad.", apunta Julita Touriño, quien insiste en que se les debe plantear "no como algo obligatorio, sino de responsabilidad social".

 

En el actual contexto, reconoce que es normal que haya gente que se pueda sentir "preocupada, triste o nerviosa". "Es normal sentir temor pero la forma en cómo lo enfrentamos nos va a ayudar a manejarlo", asegura insistiendo en el cumplimiento de unas pautas.

 

TIEMPO PARA "COMPARTIR"

Con todo, admite que también se pueden dar situaciones de "mayor roce, de un conflicto" por la presencia durante más horas en el domicilio de todos o casi todos los miembros de la familia. Sin embargo, apela a utilizar este tiempo para "compartir".

 

"Hay que saber escuchar y eso facilitará el clima familiar", resume. Así, insta a ver esta situación como "una oportunidad" para tener más tiempo para "compartir con los nuestros". En concreto, aboga por propiciar los juegos con los niños, al margen de las tareas educativas que deban realizar. "Debería incluirse unas rutinas en el día a día con tiempo para leer cuentos, hacer algo divertido, cantar una canción...", cita como ejemplos.

 

En el caso de las personas mayores que viven solas, se manifiesta en la misma línea. En esta situación, y también para aquellos que viven solos, incide en la importancia de "mantenerse ocupados y conectados", como puede ser en este último caso a través del teléfono. También resalta la importancia de la red de apoyo a nivel social, especialmente para las personas dependientes.

 

A aquellas parejas que ya vivían una situación de conflicto y que podría agravarse por mantenerse estos días más tiempo juntas, recomienda plantearse este tiempo como un periodo de "tregua" y dejar las situaciones que puedan generar algún conflicto para después del aislamiento. "Llegar a acuerdos o negociaciones", subraya de cara al objetivo de evitar "situaciones disfuncionales".

 

RECOMENDACIONES A SANITARIOS

Sobre los aplausos a sanitarios a una hora concreta del día, afirma que, además del objetivo de mostrar el respaldo a este colectivo, "es una muy buena estrategia" para estar también "conectados como sociedad". A ello, suma las imágenes que se han podido ver en la televisión de gente cantando desde los balcones o proponiendo juegos entre ellos.

 

"Al final vamos a tener que ir adaptándonos poco a poco a las situaciones", añade ante la posibilidad de que el confinamiento se extienda más allá de 15 días. Admite, no obstante, que la situación es más difícil para un colectivo como los sanitarios que se ven "más desbordados".

 

En relación a este colectivo, incide en la importancia de que sepan gestionar "día a a día sus emociones". "Están realizando una gran labor, lo que implica un gran esfuerzo emocional y personal".

 

"Lo más difícil es manejar el cansancio físico", reconoce esta psicóloga que para este colectivo recomienda "identificar las emociones que uno siente, tener pautas diarias de alimentarse bien y de descanso, de conexión con los suyos y con sus compañeros".

 

PSICOLOGÍA PERINATAL

Para embarazadas o el caso de personas con recién nacidos, la presidenta de la Asociación Española de Psicología Perinatal, Jésica Rodriguez Czaplicki, aboga por hacer ejercicios de "relajación y respiraciones" como un método para superar posibles situaciones que se puedan generar por el confinamiento.

 

"Darse el permiso para decir que se está preocupada y compartir eso y ante cualquier duda acudir a fuentes fiables", insiste en referencia a las autoridades sanitarias.

 

"A nivel general, son las mismas que daríamos para toda la población, sobreevitar la información", apostilla en referencia a la necesidad también de no caer en "los bulos".

 

Por otra parte, incide en que, aunque en estos momentos, se apela atener una actitud positiva, a veces no surge en un primer momento y añade que el miedo puede ser "un factor de protección, siempre que no nos excedamos, que no sea un miedo excesivo sino como una forma de cuidarse".

 

En la misma línea, insta a que las embarazadas resuelvan, vía por teléfono y siempre que sea posible, cualquier duda. "Evitar las exposiciones en la media de lo posible y hacer un poco de actividad física acorde al estado del embarazo", asevera en relación a otras posibles medidas.

 

Al margen de ello, les recomienda hablar de "cómo se sienten". "No es una carrera por ser el más sonriente porque al final eso es una presión", afirma. Mientras, para dar respuesta a estas madres,se ha puesto en marcha una red de psicólogas perinatales en guardia a las que se puede recurrir si así se estima necesario.