De récord: Córdoba logra la máxima en España desde que hay registros, con 46,9ºC

Ola de calor en Sevilla

El mercurio empezará a bajar gradualmente y la próxima semana se recuperarán los valores normales.

España superó ayer en Córdoba el récord de temperatura máxima alcanzada desde que hay registros, ya que la capital cordobesa llegó este jueves 13 de julio a 46,9 grados centígrados, que supera en 0,3 grados centígrados los 46,6 grados centígrados (ºC) que se alcanzaron, también en Córdoba, en julio de 1995.

Según ha explicado la portavoz de la Agencia Estatal de Meteorología (AEMET) Delia Gutiérrez la ola de calor ha dejado nuevas efemérides de temperatura máxima este jueves y ha destacado que la de Córdoba es, por tanto, "la nueva máxima medida en los observatorios principales en España desde que hay registros", incluidos aquellos con series históricas más largas que la de este observatorio de Córdoba, que recoge datos desde 1959.

Además, ha destacado que este jueves en Badajoz se llegó a 45,5ºC, que supera el anterior récord de 44,8ºC alcanzado en agosto de 2003. En Cáceres se alcanzaron 43,2ºC que supera en 0,6ºC los 42,6ºC de agosto de 2005.

También se batieron efemérides este jueves en Ciudad Real, con 43,7ºC frente al anterior, de julio de 1995 con 43,4 grados centígrados; en la base aérea de Armilla (Granada), que con 43,5ºC superó al anterior registro máximo, que data de julio de 1935, con 42,8ºC. Por su parte, en Jaén se alcanzaron 44,4ºC que supera los 42,8ºC de agosto de 2012 y en Teruel se igualó el récord de agosto de 2012 con 40,2ºC.

Gutiérrez espera que a partir de este sábado se inicie una "muy débil suavización aunque aún habrá 13 provincias con aviso naranja (riesgo importante) por altas temperaturas y dos con aviso rojo (riesgo extremo), ya que seguirán siendo "muy sofocantes" a pesar de que bajarán entre 3 y cinco grados centígrados.

Ya el domingo, espera que los avisos quedarán restringidos a seis provincias y confía en que a la vez que irán bajando las temperaturas en la mitad sur comenzarán a ascender el sábado, domingo y lunes en el norte, sobre todo en el Cantábrico oriental.

La portavoz ha añadido que a partir del martes comenzarán a descender de forma más notoria las temperaturas de forma que se restablecerán los valores normales para esta época en la que superar los 40 grados centígrados en tantos puntos y días es "raro".

Por otro lado, ha indicado que también podrán producirse el fin de semana precipitaciones en el Cantábrico, Pirineos, las zonas cercanas y en la Ibérica, aunque serán muy débiles.

A partir del lunes, ha dicho que la probabilidad se mantendrá en las mismas zonas y desde el martes se extenderá la posibilidad de precipitaciones débiles en general a buena parte del país, a consecuencia de la entrada de una masa de aire atlántico, que introducirá en la Península aire más fresco, pero el riesgo de precipitaciones será bajo y, en todo caso, no se espera que sean significativas.