Demencia, parkinsonismo o apoplejía: ¿en qué porcentaje se desarrollan estas enfermedades?

Pero las estrategias preventivas, que retrasan la aparición de estas enfermedades comunes incluso en unos pocos años, podrían, en teoría, reducir este riesgo de por vida entre 20 y más de 50 por ciento, dicen.

Una de cada dos mujeres y uno de cada tres hombres probablemente serán diagnosticados con demencia, enfermedad de Parkinson o accidente cerebrovascular en su vida, estiman investigadores holandeses en un estudio observacional publicado en la edición digital de 'Journal of Neurology Neurosurgery & Psychiatry'.

 

Pero las estrategias preventivas, que retrasan la aparición de estas enfermedades comunes incluso en unos pocos años, podrían, en teoría, reducir este riesgo de por vida entre 20 y más de 50 por ciento, dicen. Se cree que los costos globales de la demencia, los accidentes cerebrovasculares y el parkinsonismo representan más del 2 por ciento de la productividad económica anual (PIB) del mundo, una cifra que aumentará pronunciadamente a medida que la esperanza de vida siga creciendo.

 

Pero, aunque los riesgos de por vida de otras enfermedades graves, como el cáncer de mama y las enfermedades cardiacas se conocen bien y se utilizan para aumentar la conciencia pública, no se puede decir lo mismo de la demencia, el accidente cerebrovascular y el parkinsonismo, apunta los investigadores.

 

Para tratar de corregir esto, estos expertos rastrearon la salud neurológica de más de 12.000 personas que participaron en el Estudio de Rotterdam entre 1990 y 2016,un trabajo en el que se ha estado investigando la incidencia de enfermedades del envejecimiento en la población en general y los factores que influyen en ellas. Todos los participantes tenían al menos 45 años de edad cuando fueron reclutados y más de la mitad (poco menos del 58 por ciento) eran mujeres.

 

Cuando se unieron, los participantes se sometieron a un control de salud completo, que se repitió cada cuatro años. Los registros de salud de los médicos de cabecera también se examinaron en busca de signos de enfermedad o diagnósticos que surgieran entre los cuatro controles anuales. La monitorización de la demencia, el parkinsonismo y el accidente cerebrovascular continuaron hasta la muerte, o el 1 de enero de 2016, lo que ocurriera primero.

 

Entre 1990 y 2016, 5.291 personas murieron, 3.260 de las cuales no habían sido diagnosticadas con ninguna enfermedad neurológica. Pero 1.489 personas fueron diagnosticadas con demencia, principalmente enfermedad de Alzheimer (justo por debajo del 80 por ciento); 1.285 tuvieron un derrame cerebral, casi dos tercios de los cuales (65 por ciento) fueron causados ??por un coágulo sanguíneo (isquémico); y 263 fueron diagnosticados con parkinsonismo.

 

Una mayor prevalencia de presión arterial alta, ritmo cardíaco anormal (fibrilación auricular), colesterol alto y diabetes tipo 2 fue evidente al comienzo del periodo de seguimiento entre los que posteriormente fueron diagnosticados con cualquiera de las tres patologías.

 

Como era de esperar, el riesgo de desarrollar cualquiera de ellos aumentó abruptamente con la edad, pero según los datos, el riesgo general de por vida de una demencia en desarrollo a los 45 años, parkinsonismo o un accidente cerebrovascular fue de uno de cada dos en el caso de la mujer (48 por ciento) y uno de cada tres hombres (36 por ciento).

 

RETRASAR EL INICIO DE ESTAS ENFERMEDADES REDUCE EL RIESGO DE POR VIDA

 

Los investigadores calcularon que si el inicio de la demencia, el accidente cerebrovascular y el parkinsonismo se retrasaran de uno a tres años, el riesgo de por vida restante podría, en teoría, reducirse en un 20 por ciento en los de 45 años y en más del 50 por ciento en aquellos mayores de 85 años.

 

Un retraso de solo unos pocos años en una enfermedad también podría tener un impacto significativo en el riesgo combinado de por vida, sugieren los investigadores. "Por ejemplo, retrasar el inicio de la demencia tres años tiene el potencial de reducir el riesgo de por vida de cualquier enfermedad en un 15 por ciento para hombres y mujeres de 45 años, y hasta en un 30 por ciento para los mayores de 85 años", escriben.

 

Los investigadores señalan que su estudio incluyó solo a personas de ascendencia europea con una expectativa de vida relativamente larga, por lo que podría no ser aplicable a otras etnias/poblaciones, y no pudieron medir la gravedad de ninguna de las afecciones diagnosticadas.

 

Esta investigación es observacional, por lo que no se pueden extraer conclusiones definitivas. Sin embargo, los investigadores concluyen: "Estos hallazgos refuerzan el llamamiento a priorizar el enfoque en intervenciones preventivas a nivel poblacional que podrían reducir sustancialmente la carga de enfermedades neurológicas comunes en la población que envejece".

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: