Descubren que el proceso por el que las avispas forman agallas en los árboles es genético

Avispa de las agallas.

Un equipo internacional de científicos, del que forma parte el Museo Nacional de Ciencias Naturales (MNCN-CSIC), ha descubierto que el proceso por el que las avispas inducen la producción de las agallas en los árboles es genético, descartando asó que se trate de un proceso sujeto a controles químicos a través de hormonas vegetales o a simbiosis con virus.

Los investigadores han matizado que estos nuevos genes solo están presente en las avispas de las agallas, un hecho que demuestra que se trata de un rasgo evolutivo de los cinípidos, grupo al que pertenecen estos insectos, según ha informado el MNCN-CSIC.

"Lo que hemos comprobado con este estudio es que las avispas de las agallas actúan como ingenieras genéticas de la naturaleza, un proceso que podría ayudar a mejorar o abrir nuevas vías en el campo de la ingeniería genética", ha explicado el investigador del MNCN José Luis Nieves-Aldrey.

El equipo de científicos ha secuenciado el genoma y el transcriptoma de la avispa 'Biorhiza pallida' y de su árbol hospedador, el 'Quercus robur' y ha explicado que en un primer paso del proceso hay genes específicos de los cinípidos que codifican enzimas hasta degradar y romper las paredes celulares de las plantas para dar paso a la formación del estado embrionario de la agalla.

Nieves-Aldrey ha detallado que el mecanismo descubierto en este tipo de abejas está también presenten los principales linajes de cinípidos y ha puntualizado que estos mismo genes no existen en un los fagístidos, un grupo de parásitos similar, lo que demuestra que la "capacidad genética" de las avispas de las agallas es un "rasgo evolutivo propio del grupo".

Asimismo, el investigador ha apuntado que aún están pendientes de identificar los genes responsables de las estructuras secundarias de las agallas.