¡El afilador y los rebrotes... Manolo!