El diputado de Vox por Salamanca no detalla regalos ni su actividad previa al Congreso por estar "al servicio de España"
Cyl dots mini

El diputado de Vox por Salamanca no detalla regalos ni su actividad previa al Congreso por estar "al servicio de España"

El diputado de Vox por Salamanca, Víctor González.

Alega, como el resto de diputados de Vox, que su actividad está siempre al servicio del “interés superior de España”.

El diputado de Vox por Salamanca, Víctor González, ha recurrido a una fórmula curiosa para evitar tener que informar sobre sus actividades en los últimos cinco años previos a su entrada en el Congreso. Una fórmula auspiciada por su partido para todos sus diputados y con la que burla la nueva norma para dotar de mayor transparencia a las actividades de sus señorías.

 

Desde hace años, los diputados tienen que presentar una declaración de bienes y otra sobre actividades, para que se conozcan su patrimonio y posibles incompatibilidades. Pero este año el Congreso ha estrenado un nuevo requisito que obliga a los diputados a rellenar un formulario con su declaración de intereses económicos. Bajo esta denominación se recogen las actividades a las que se han dedicado sus señorías y los regalos que han recibido en los cinco años previos a su toma de posesión del escaño, un requisito para aumentar la transparencia en el Congreso; el objetivo es informar sobre circunstancias de los diputados que puedan condicionar su actividad política o le hayan proporcionado ingresos económicos.

 

Los diputados tenían este mes de febrero como límite para entregar esta declaración, que se suma a la de bienes y actividades, y todos han cumplido, pero de aquella manera en algunos casos, no sólo en el de Vox. No obstante, la posición de la formación de ultraderecha es la que más ha llamado la atención porque el partido ha recurrido a la misma fórmula para cumplir con este requisito. Es la salida para pasar el trámite, aunque a todas luces se incumple el objetivo, de un nuevo requisito de transparencia al que Vox se ha opuesto.

 

Según se puede ver en la declaración adjunta por Víctor González, el diputado declara que "ninguna de sus actividades durante los cinco años anteriores podrá condicionar mi mandato" porque su actividad "está siempre al servicio del interés superior de España” y que en ningún caso se puede ver condicionada por otros factores. En cuanto a actividades que hayan podido proporcionarle ingresos, se remite a su declaración de bienes. Es exactamente la misma fórmula que han usado todos los diputados de Vox para rellenar esta declaración.

 

En cuanto a los regalos, asegura que no ha recibido ninguno "de especial consideración" y que exclusivamente son los "propios de la relación amitosa, familiar o social sin alcance material o económico relevante", e insiste en que en ningún caso podrían condicionar sus decisiones por los motivos aludidos en el anterior apartado.

 

Entramado de sociedades

Según su declaración de bienes y actividades, Víctor González realiza su actividad profesional a través de un entramado societario y ha pedido permiso al Congreso para seguir haciéndolo. Ha solicitado una compatibilidad para poder seguir ejerciendo.

 

González, que logró escaño por Salamanca este pasado 2019, tiene el patrimonio más abultado de los diputados por la provincia merced a una intensa actividad societaria. Según su declaración de bienes entregada en el Congreso, declara participación por 325.000 euros en sociedades limitadas, aunque no especifica cuales. Según los registros, tiene o ha tenido cargos en al menos cuatro sociedades, a los que hay que sumar una empresa familiar dedicada al petróleo y su participación en una sociedad inmobiliaria. Esta última es la que centra su más curiosa declaración ante el Congreso.

 

Víctor González Coello de Portugal, su nombre completo, trabaja como asesor externo de la inmobiliaria Energreen Capital SL, pero lo hace sin cobrar. Esta empresa, dedicada a la gestión inmobiliaria, tiene una cartera valorada en 20 millones de euros. 

 

Energreen tiene vinculaciones con Coravest, una empresa de la que González fue apoderado hasta febrero de 2019, propietaria del local en el que Vox tiene su flamante sede nacional por la que firmó un contrato de arrendamiento de coste progresivo por el que pagará hasta 78.000 euros al año. González es y sigue siendo vicepresidente de Vox.

 

Además, y según su petición de compatiblidad al Congreso, tiene autorización para seguir como propietario de la mitad Management Productive Resources, empresa familiar, de la que es director general, que se dedica a la mediación para la compra venta de petróleo, sus derivados y materias primas. En esta empresa es administrador solidario desde 2013; la sociedad tiene un capital de casi un millón de euros.

 

En su declaración de bienes publicada en la web del Congreso, González declara cifras 'a lo grande' que le convierten en el parlamentario por la provincia con un patrimonio más abultado. Según los datos que ha facilitado al Congreso, durante el último año obtuvo 140.769 euros de rendimientos de trabajo, a los que sumar 7.800  euros de rentas de un alquiler en Asturias; allí declara tener un piso, trastero y garaje adquiridos en 2012. Además, mantiene una vivienda en León, provincia con la que tiene un vínculo bastante conocido: el tropiezo en la gestión de una empresa que le ha valido una inhabilitación.