El jardín de biofiltro urbano de Portugalete avanza según lo esperado y estará listo este Otoño
Cyl dots mini

El jardín de biofiltro urbano de Portugalete avanza según lo esperado y estará listo este Otoño

Las obras del jardín biofiltro urbano en Portugalete. JUAN POSTIGO

La concejala Charo Chávez acalla los rumores de paralización de las obras y confirma que estará listo este otoño

El pasado mes de julio se comenzaba a construir un nuevo prototipo de jardín biofiltro urbano en la zona de Portugalete, con vistas de que estuviese listo este otoño. La concejala de Innovación, Desarrollo Económico, Empleo y Comercio, Charo Chávez, confirma que el proyecto se está desarrollando “según lo planeado” y que estará terminado próximamente.

 

Chávez explica a TRIBUNA que el único contratiempo que ha retrasado la construcción del proyecto han sido las lluvias: “No hay problemas con el biofiltro pero sí con el parque. Llovió y hubo que esperar a que se secase, pero aun así llegará a tiempo. Fue un retraso que se contemplaba, está dentro de lo normal".

 

El otoño acaba de empezar, aún estamos en el plazo que se estimó en la presentación del proyecto”, aclara la concejala. E insiste en que es “un proyecto único e innovador” que supone preparar el biofiltro en un laboratorio con plantas que tienen que crecer: “Requiere su tiempo”. 

 

La iniciativa, vinculada al proyecto europeo URBAN GreenUp, tiene un presupuesto de 24.000 euros y el objetivo principal de implementar y estudiar soluciones contra el cambio climático, y todos los problemas que se generan: aumento de la temperatura, la contaminación o la calidad del aire, entre muchos otros.

 

Este “novedoso” prototipo está vinculado al aparcamiento subterráneo de la Plaza de Santa María de la Antigua. Consistirá en un jardín de 20 metros cuadrados compuesto de diferentes capas: una absorbente, otra de lana de oveja, otra de un sustrato vegetal y, por último, la propia vegetación.

 

Este proyecto recuerda a los toldos verdes de la calle Santamaría que se crearon en un laboratorio y se fueron probando y perfeccionando sobre la marcha. “Es igual. Una aplicación científica en la ciudad que requiere trabajo y tiempo. Si la ciudadanía tiene paciencia podrá disfrutar de una ciudad más verde a través de la implantación de este jardín de biofiltro urbano”.