El tráfico en coche particular debe reducirse un 85% con las nuevas medidas de confinamiento

Rueda de prensa diaria del comité técnico de gestión de la crisis del coronavirus

Hasta veinte puntos porcentuales más respecto a la caída de entre el 65% y el 75% que actualmente se registra en días laborables.

El Gobierno pretende que el tráfico en vehículos particulares llegue a reducirse un 85% en los días laborables, frente al descenso medio de entre el 65% y el 75% que viene experimentando en las dos primeras semanas del estado de alarma, gracias a las nuevas medidas de confinamiento anunciadas para los trabajadores de servicios no esenciales.

Así lo indicó la secretaria general de Transportes, María José Rallo, quien reconoció que, hasta el momento, el nivel de disminución del tráfico en coches privados durante la semana "presenta un grado de mejora relevante" y apuntó al "beneficio" que tendría reducirlo aún más.

De esta forma, el objetivo que se persigue con la decisión de paralizar las actividades no esenciales es que el tránsito de coches presente la misma reducción en días laborales que la del 85% que experimenta durante los fines de semana.

"Los modelos del doctor Fernando Simón y los modelos matemáticos muestran los grandes beneficios que tendría bajar durante quince días el nivel de movilidad a ese 85% que ya se da durante los fines de semana y, de ahí, el objetivo planteado por el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez", explicó Rallo en referencia al director del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias y en relación a las nuevas medidas que se aprueban este domingo.

En línea con estas nuevas medidas de confinamiento, la 'alto cargo' de Transportes avanzó que su Departamento aprobará una orden para reducir el transporte público urbano y metropolitano de las ciudades a la oferta habitual en días festivos.

POSITIVOS DATOS DE TRANSPORTE PÚBLICO

Por contra, en cuanto al transporte público colectivo no urbano, Rallo indicó que los datos de ocupación ya dejan poco margen de nuevas disminuciones. "Son datos muy positivos y muestran el gran compromiso y esfuerzo de la sociedad a la hora de no tomar estos transportes públicos", subrayó.

Así, indicó que el servicio de Cercanías de Madrid registraba este viernes una ocupación del 10% de su capacidad total, esto es, una reducción de usuarios del 90%, frente al del 13% que presentaba hace una semana. En el caso de Barcelona, se sitúa en el 7%, frente al 10% de siete días antes.

Respecto a los trenes AVE y Media y Larga Distancia de Renfe transportaron el viernes apenas 2.000 viajeros, frente a los casi 3.000 (2.955 pasajeros) de la semana anterior.

De su lado, los autobuses de línea interurbano circulan con una ocupación del 3,5%, frente la tasa del 6% de siete días antes, mientras que el tráfico aéreo peninsular se ha desplomado en un 74% en una semana, dado que este sábado apenas se operaron 355 vuelos, frente a los 1.296 del sábado anterior.