Kia Optima 2.0 T-GDi GT: que tiemblen los europeos

Nos pusimos a los mados del Optima más potente y deportivo de toda la gama. Ya está a la venta en los concesionarios desde 35.238 euros.

El Optima GT es, en la actualidad, el modelo más potente que la marca coreana ha desarrollado para Europa. Comparado con su predecesor, el nuevo Optima es un automóvil que ha mejorado en todos sus apartados para plantar cara sin miramientos a las berlinas europeas más reconocidas.

 

La versión GT, que es la más deportiva de la gama, aporta una serie de detalles estéticos que le permiten adoptar un acabado más exclusivo. A primera vista, destacan los renovados paragolpes, la parrilla frontal con terminación en cromo satinado, una firma luminosa de tipo LED, unas espectaculares llantas de aleación de 18 pulgadas, molduras laterales específicas y un difusor posterior que está rematado con una doble salida de escape que se ubica en los extremos del paragolpes.

 

En el interior, destaca la buena terminación y unos materiales que transmiten muy buenas sensaciones. Tan solo cabría mejorar el recubrimiento del salpicadero, que trata de imitar a un tapizado de piel y que resulta demasiado rugoso, además de generar más brillos de lo deseado.

 

La ergonomía, como buen Kia que se precie, está muy cuidada y permite que podamos acoplarnos con comodidad al puesto de conducción. Sin duda, la mejora en este apartado ha sido significativa si hacemos una comparativa con el anterior modelo. Si hablamos de habitabilidad interior, la impresión es muy positiva, ya que el espacio en las plazas traseras resulta equiparable al que podemos encontrar en las berlina de mayor tamaño de su categoría.

 

El acabado GT cuenta con unos nuevos asientos deportivos de piel que, sin ser muy envolventes, resultan confortables y muy acogedores. Además de los asientos, destacan los acabados en negro con costuras rojas en el volante, el acabado de aluminio de la consola central, los pedales de aluminio y un cuadro de instrumentos exclusivo que, en este modelo, está provisto de un manómetro digital del turbo y un indicador del par motor generado en cada momento.

 

REFINADO Y CON UN TACTO MUY DEPORTIVO 

 

Para animar al Optima más potente, Kia ha instalado un propulsor sobrealimentado de nueva factura que está fabricado enteramente de aluminio. Esta motorización de gasolina, que genera 245 CV a 6.000 rpm y un par máximo de 353 Nm entre 1.350 y 4.000 rpm, responde a la perfección en todo su margen de giro con una suavidad exquisita que nos permite disfrutar de las prestaciones con el máximo confort. Ya que hablamos de prestaciones, hay que apuntar que, este modelo, es capaz de acelerar de 60 a 100 km/h en 3,7 segundos y alcanza los 100 km/h en 7,4 segundos.

 

Esta berlina de tracción delantera equipa una caja de cambios automática de seis velocidades, que es capaz de sacar el máximo partido al motor y no resulta excesivamente lenta cuando practicamos una conducción más deportiva.

 

El consumo de carburante logra una cifras que se ajustan a lo esperado en un vehículo de este peso y potencia; consigue 10,4 l/100 km en ciudad, unos 8,3 l/100 km en ciclo mixto.

 

La suspensión, que cuenta con un control electrónico -la marca lo denomina ‘ECS’-, permite establecer la dureza de los amortiguadores de forma independiente para cada rueda. El sistema consta de válvulas internas en cada uno de ellos, sensores de aceleración G en la unidad de control ECU y dos sensores de aceleración G en las ruedas delanteras. Gracias a esta solución tecnológica, encontramos un coche que se muestra muy eficaz en todo tipo de trazados sin que el confort se vea mermado.

 

Para poner el broche de oro a esta prueba, destacaríamos elementos de su equipamiento como su avanzado sistema de infoentretenimiento provisto de Android Auto y Apple CarPlay, y el equipo de sonido Harman Kardon Premium Sound de 590 W y 10 altavoces, que es un auténtico regalo para los oídos.

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: