La cumbre entre Arrimadas y Mañueco: pacto de no agresión "hasta dentro de dos años" entre Cs y PP
Cyl dots mini

La cumbre entre Arrimadas y Mañueco: pacto de no agresión "hasta dentro de dos años" entre Cs y PP

Mañueco hace un gesto a Arrimadas durante su encuentro. Foto: Ical

Mañueco y Arrimadas rechazan hablar del trasvase de efectivos de Cs por la estrategia del PP de 'tocar' a cargos: lo consideran una cuestión partidista, pero el armisticio durará hasta las elecciones.

La cumbre entre Arrimadas y Mañueco en Castilla y León ha refrendado el acuerdo entre PP y Cs para gobernar la comunidad, que salvo sorpresa o crisis seguirá con su actual composición hasta que termine la legislatura. Se esperaba que todo ello se pudiera plasmar incluso en un documento, pero no habrá tal por ahora. Eso sí, el encuentro dio también para la firma simbólica, y de palabra, de un armisticio político temporal entre las dos formaciones.

 

Enterrada la moción de censura y vuelta la normalidad, el encuentro entre el presidente de la comunidad y del PP y la presidenta de su 'socio' en el Gobierno de la Junta y su comparecencia posterior ha girado en torno a dos líneas. Por un lado, la oficial, la de un acto previsto para ratificar la unidad del gobierno y la lealtad entre socios. Ambos mandatarios han remarcado la fidelidad a la palabra dada como garante antes de la moción y en adelante. Tanto, que ambos empeñaron su palabra para llegar al final de la legislatura como están.

 

Resuelto sin sorpresa el hilo conductor oficial, había otras muchas cuestiones sobre las que preguntar, pero la principal ha girado en torno a las hostilidades entre ambos partidos. Más bien, sobre la campaña para 'robar' cargos de Cs para que se incorporen al PP. Ha sido Génova la que con más ahínco ha practicado esta estrategia, pero en Castilla y León Mañueco parece más partidario de una 'simple' unidad del centro sin absorción... por ahora.

 

El armisticio es un hecho, pero también tiene fecha de caducidad. “Este gobierno está sustentado en dos fuerzas que nos respetamos, y que aunque tenemos nuestras peculiaridades, idiosincrasia y representantes públicos, cumplimos con nuestra responsabilidad”, ha recordado Mañueco. Esa responsabilidad, estrictamente de Gobierno, es la argamasa que les une, pero no va a ser así para siempre.

 

El presidente del PP ha evitado hablar de los posibles trasvases de dirigentes, pero será así hasta “dentro de dos años”: en las próximas elecciones. Cuando llegue el próximo periodo electoral, reconoce Mañueco, se hablará “de esa situación” porque, actualmente, “lo importante no es hablar de nosotros sino de las personas y sus problemas”.

 

En cierto modo, eso depende única y exclusivamente del PP, que es quien ha 'tocado' a cargos de Cs para llevárselos: según los medios nacionales, Génova tiene, gracias a la integración de Fran Hervías, una lista de hasta un centenar de políticos, procuradores y concejales 'naranjas' a los que poder contactar cuando llegue el momento para que se pasen a sus filas.

 

Mañueco ha mostrado su “profundo respeto” por Ciudadanos, pero no ha negado que la intención de su formación es “seducir al mayor número posible de personas”, sin especificar si se refiere a electorado o a cargos, aunque reiterando que “no es eso en lo que estamos trabajando en estos momentos, sino en la gestión de la preocupación de los problemas de las personas”.

 

Igea, ¿candidato otra vez?

La cuestión electoral también ha planeado sobre Arrimadas, pero en dos vertientes. La presidenta de Cs ha alegado que el hecho de refrendar un pacto que ha sobrevivido al Covid y a una moción de censura demuestra que “si hay algo que ha quedado claro hoy, es que no hay nadie pensando en las elecciones”. Pero la presidenta de Cs tiene otra vía abierta en clave electoral: contar con Francisco Igea.

 

El actual vicepresidente de la Junta fue el ganador de las polémicas primarias para ser el candidato de Castilla y León. Después perdió con la propia Arrimadas el proceso para intentar liderar el partido a nivel nacional, y él mismo ha asegurado que ahora sólo piensa en mantener a flote Cs, mientras espera otra ocasión para optar a la presidencia nacional. Sobre la posibilidad de que Igea repita como cabeza de lista de la formación naranja, Arrimadas se ató a los mecanismos del partido para elegir a sus candidatos.

Noticias relacionadas