La lista de espera termina 2019 descontrolada: un 30% más pacientes y 24 días más de demora

Cirugía asistida con el robot Da Vinci en el hospital (Foto: T. Navarro)

El gerente de Sacyl admite que es "un año perdido" y que un gran margen de mejora. Explica el aumento por la menor actividad y la falta de anestesistas o quirófanos.

La lista de espera quirúrgica estructural en Castilla y León ha subido en 6.739 personas en 2019, hasta las 29.263 personas, lo que supone un 29,91 por ciento más que el año anterior, mientras que la demora media se ha incrementado hasta los 94 días, 29 más que en 2018. En el último trimestre, el número de personas que se encontraban en lista de espera quirúrgica estructural se incrementó en 2.039 personas, un 7,48 por ciento (desde las 27.224).

 

Así lo ponen de manifiesto los datos presentados en rueda de prensa por el gerente de Sacyl, Manuel Mitadiel; el director general de Planificación y Asistencia Sanitaria, Alfonso Montero; y el director general de Sistemas de Información, Calidad y Prestación Farmacéutica, José Ramón Garmendia.

 

Manuel Mitadiel ha atribuido la subida de las listas de espera a cierta disminución de la actividad, cuyas causas se verán cuando se cuente con los datos de actividad a finales de este mes; problemas de carácter estructural como la falta de quirófanos en algunos casos, de anestesistas en otros o la realización de procesos más complejos, entre otros.

 

El gerente de Sacyl ha explicado que la lista de espera estructural supone el 83 por ciento de la total quirúrgica (que incluye pacientes en espera por causas no atribuibles a la organización sanitaria), un diez por ciento más, de manera que se tiene una foto "más real" de lo que está pasando en sanidad. Con estos datos y a la espera de que se conozcan los datos de actividad, Manuel mitadiel ha señalado que el objetivo prioritario para este año será, más que el número de pacientes en espera, sus demoras, algo "básico".

 

Para ello, ha adelantado que se mejorará la utilización de los recursos porque hay una posibilidad "grande" de mejora y ha concretado que hay que "hacer frente a dos cuellos de botella" como son la falta de profesionales, mediante su captación, y la falta de quirófanos, algo más complejo, aunque en algunos casos tendrá solución como la puesta en marcha de un mayor número en Salamanca o su utilización por las tardes en otros casos.

 

 

Por hospitales

 

Por hospitales, sólo reducen listas de espera cuatro de los 14 centros hospitalarios de Castilla y León. Concretamente bajan el Complejo de Ávila (un 5,43 por ciento, de 865 a 818 pacientes); el de Palencia, que baja un 2,08 por ciento (pasa de 816 a 799); el de Soria (baja un 10,15, de 758 a 681 pacientes); y el de Segovia, que permanece casi igual que hace un año, con tan sólo una reducción de un paciente en su lista (un 0,08 por ciento, al pasar de 1.221 a 1.220).

 

En cuanto a las subidas, el que mayor porcentaje de subida registra es el de Medina del Campo, con un 91,7 por ciento (pasa de 351 a 673 pacientes), seguido del de León, que sube un 65,8 al incrementar su lista de espera en 1.902 pacientes (de 2.891 a 4.793); y el de Burgos, que aumenta en un 56,2 por ciento (pasa de 2.895 a 4.522 pacientes).

 

Por su parte, el Santiago Apóstol de Miranda (Burgos) sube un 31,02 por ciento (pasa de 535 a 701 pacientes en lista de espera); el Clínico de Valladolid aumenta un 29,5 por ciento (588 pacientes más, hasta 2.581); el de El Bierzo (León) incrementa la lista en un 25,9 por ciento (pasa de 1.544 a 1.944); el Río Hortega de Valladolid, que sube un 21,59 por ciento (pasa de 2.320 a 2.821); y el de Salamanca, que aumenta un 21,17 por ciento (con 1.175 pacientes más se sitúa en 5.499).

 

Por debajo del 20 por ciento se sitúan el de Zamora, con un 11,77 por ciento más (1.718 pacientes en lista, 181 más) y el Santos Reyes de Aranda de Duero (Burgos), con una subida del 4 por ciento (de 474 a 493 pacientes).

 

La demora media más alta se registró en el Complejo de Burgos, con 137 días (61 en 2018), seguido de Salamanca (124 frente a 95 del año anterior), Bierzo (93 frente a 70), León (93, 34 más que en 2018), Santiago Apóstol (89 días frente a 69 del año anterior) y el Santos Reyes (73 días frente a 60).

 

Por detrás se situaron el Complejo de Zamora (73 días frente a los 52 del año anterior), el Río Hortega (72 días, uno más que el año anterior), el Clínico de Valladolid (65 frente a 54), el de Medina del Campo (59, 19 más que en 2018), el de Soria (57, siete más), Segovia (53, sube cinco días), Ávila (49, 37 en 2018) y Palencia (45, ocho más).

 

En cuanto a especialidades, traumatología (11.629 usuarios), cirugía general y digestivo (6.957) y oftalmología son las que acumulan mayor demanda, mientras que las cirugías torácica (87), cardiaca (120) y maxilofacial (292) presentan los registros menos numerosos.

 

 

Consultas y pruebas

 

En el caso de las consultas externas, su registro presenta complicaciones debido a la inclusión de peticiones que no se ajustan exactamente a los criterios establecidos tanto para primera consulta y consultas sucesivas y a la falta de homogeneidad en la gestión de las citas entre los centros hospitalarios.

 

Al cierre del año pasado había 177.082 usuarios en espera para la primera consulta externa; de ellos, el porcentaje de pacientes en situación de espera estructural (persona que, en un momento dado, se encuentran pendientes de ser vistos en consultas de Atención Especializada, cuya espera es atribuible a la organización o a los recursos disponibles) era del 68 por ciento en el conjunto de la Comunidad y la demora media en este ámbito se situaba en 66 días.

 

La información sobre pruebas diagnósticas indica que en Castilla y León están pendientes de realización 45.745 pruebas diagnósticas (7.523 TAC, 8.237 resonancias magnéticas, 26.643 ecografías y 3.342 mamografías), que se reparten entre espera estructural, aplazamientos voluntarios y aplazamientos clínicos.

 

En total las pruebas diagnósticas ya citadas pero aún no realizadas y en lista de espera estructural suma 17.365 procedimientos (2.830 TAC, 5.030 resonancias magnéticas, 8.698 ecografías y 807 mamografías). También otros 15.372 pacientes están pendientes de asignación de cita para una primera técnica diagnóstica (2.266 TAC, 7.264 resonancias magnéticas, 5.188 ecografías y 654 mamografías).