La Superliga se hunde en 48 horas: el abandono en masa obliga a "reformular" un proyecto fallido
Cyl dots mini

La Superliga se hunde en 48 horas: el abandono en masa obliga a "reformular" un proyecto fallido

La Superliga de Florentino Pérez se resquebraja a las primeras de cambio tras las presiones de aficionados, gobiernos y estamentos del fútbol.

48 horas. Eso es lo que ha durado el proyecto de la Superliga, que en sólo dos días ha pasado de anunciar su creación con 12 de los clubes de fútbol más poderosos de Europa a "reconsiderar" la idea y plegar velas tras la renuncia de la mitad de ellos, todos los ingleses, a la negativa de grandes como el PSG, Bayer Múnich y los punteros alemanes y las dudas que albergan FC Barceloa o Atlético de Madrid. 

 

La presión de los aficionados, las amenazas de las ligas nacionales, UEFA y FIFA, la intervención de los gobiernos y la falta de contratos para transmitir los partidos a través de operadores de televisión han echado por tierra un proyecto del que hace años se hablaba y que se ha torcido a la primera. Una situación en la que el impulsor de la idea, el presidente del Real Madrid y la propia Superliga, Florentino Pérez, está ahora en una situación delicada.

 

La Superliga Europea ha entregado las armas este miércoles y ha asegurado que va a reconsiderar "los pasos más adecuados para remodelar" su proyecto, 'torpedeado' apenas 48 después de anunciarse su fundación por la salida de Manchester City, Manchester United, Chelsea, Liverpool, Arsenal y Tottenham. El primero fue el Cituy y después se le unieron en cascada los demás, el último el Chelsea ya entrada la madrugada del miércoles. Todos ellos ratificaron que la aventura europea liderada por Florentino Pérez se resquebraja a las primeras de cambio.

 

La nueva competición tuvo que reaccionar al adiós este martes de estos seis clubes ingleses, la mitad de los 12 fundadores iniciales. El resto, Real Madrid, FC Barcelona, Atlético de Madrid, Juventus, Inter de Milán y Milan, tras una larga reunión, parece decidido a intentar seguir adelante con un proyecto que considera dentro de la legalidad y necesario para reformar un sistema que "no funciona" y que necesita "estabilidad". SIn embargo, el Barça someterá la decisión a sus socios (obligatorio al ser un club, la misma situación del Real Madrid) y en el Atlético de Madrid hay dudas.

 

"Dadas las circunstancias actuales, reconsideraremos los pasos más adecuados para remodelar el proyecto, teniendo siempre en mente nuestros objetivos de ofrecer a los aficionados la mejor experiencia posible mejorando los pagos solidarios para toda la comunidad del fútbol", señala la Superliga en un comunicado, ya que ni siquiera tiene estructuras o se ha presentado oficialmente.

 

Los seis 'supervivientes' del proyecto recalcaron que la salida de los clubes ingleses se ha debido "a la presión ejercida sobre ellos", pero dejaron claro su convencimiento de que su propuesta "está totalmente alineada con la legislación y normativa europea, como demuestra una decisión judicial para proteger a la Superliga de acciones de terceros".