Las imágenes que dejan desde el hospital los niños rescatados en Tailandia

Tendrán que permanecer al menos diez días ingresados y durante los primeros días su contacto con la familia es a través de un espejo para evitar que su sistema inmnológico se va afectado. 

La Marina tailandesa ha difundido este miércoles las primeras imágenes de los doce niños que hace dos semanas quedaron atrapados en una cueva ubicada en la localidad de Chinag Rai (sur) desde el hospital donde están ingresados a la espera de que superen una revisión médica.

 

En el vídeo, que ha sido presentado en rueda de prensa, los niños aparecen en camillas y con mascarillas en la boca, pero sonrientes. Algunos de ellos posan haciendo la señal de la victoria con sus dedos.

 

El director del hospital, Chaiwetch Thanapaisal, ha explicado en la rueda de prensa que los niños tendrán que permanecer al menos diez días ingresados, tras lo cual se les recomendará una fase de reposo en sus casas de otros 30 días.

 

Los padres han podido visitar a los pequeños pero de momento no se les permite el contacto directo hasta descartar enfermedades contagiosas que hayan podido contraer en la gruta. Las familias de los primeros ocho niños rescatados han tenido que usar trajes especiales y permanecer a dos metros de distancia. Las de los cuatro últimos solo les han visto a través de un cristal.

 

El inspector sanitario Thongchai Lertwilairattanapong ha contado que uno de los niños de la última fase de rescate sufre una infección pulmonar, por lo que todos ellos han recibido vacunas contra la rabia y el tétanos como medida de precaución.

 

Fuentes médicas han confirmado que en términos generales los doce niños se encuentran en buen estado de salud, aunque han perdido una media de dos kilos durante su cautiverio, algo visible en las imágenes que se han difundido este miércoles.

 

Los niños desaparecieron el 23 de junio en la cueva huyendo de las lluvias torrenciales, pero quedaron atrapados por la crecida de las aguas en una cavidad ubicada varios kilómetros adentro. Buzos británicos les localizaron el 2 de julio con vida.

 

"No vemos a los niños como héroes o como culpables. Son niños siendo niños, fue un accidente", ha dicho el jefe de la misión de rescate, Narongsak Osottanakorn. El primer ministro, Prayuth Chan-Ocha, ha insistido en que son solo niños y ha pedido respetar su "espacio personal". "Los mejor es no agobiarles, dejarles estudiar", ha declarado.

 

El rescate comenzó el domingo, cuando salieron cuatro, el lunes rescataron a otros cuatro y el martes a los cuatro restantes. Narongsak ha contado este miércoles que decidieron sacarles de la cueva porque los niveles de oxígeno empezaban a ser demasiado bajos.

 

Los buzos tuvieron que enseñar a los niños a bucear, si bien fuentes del operativo de rescate consultadas por BBC han revelado que también fueron sedados antes de comenzar con las inmersiones para evitar que entraran en pánico por la oscuridad de las aguas.

 

Para liberar a los niños y a su monitor, que quedó atrapado con ellos, fueron necesarios unos cien efectivos, tanto de Tailandia como de otros países. "Tampoco somos héroes. Es para lo que hemos sido entrenados. No abandonamos a la gente", ha subrayado Narongsak.
 

Uno de los chicos saluda desde su cama

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: