Los salmantinos apuran al límite el horario en terrazas tras el alivio de las restricciones
Cyl dots mini

Los salmantinos apuran al límite el horario en terrazas tras el alivio de las restricciones

Terraza en Plaza Mayor a las 21.30 horas (Foto: Arai Santana)
Ver album

Las temperatura agradables han favorecido que en el comienzo del fin de semana se haya apurado la presencia terrazas. La mayoría ha cumplido, aunque a más de uno le ha tocado correr.

Este viernes ha sido el primero en que la hostelería y el comercio han aprovechado la ampliación del horario en terrazas y comercio no esencial con dos horas más, un respiro que ha sido aprovechado principalmente por la hostelería.

 

Mientras el comercio ha respetado el horario que suele ser habitual y la mayoría de los establecimientos han iniciado su cierre a las 20.00 horas, en restauración se han podido volver a ofrecer cenas, al menos en el exterior, mientras que las terrazas han presentado un lleno total durante la tarde. 

 

 

Con una tarde noche de temperaturas agradables que se han situado por encima de los 10 grados centígrados hasta el horario de toque de queda, los salmantinos han disfrutado del comienzo del fin de semana y los encuentros en las terrazas se han alargado casi hasta el límite.

 

De hecho en la mayoría de los bares de la zona centro donde se acumula una mayoría de personas durante los fines de semana para disfrutar de estas horas de ocio, se ha apurado dentro de lo posible y se observaba a los primeros que se animaban a recoger a partir de las 21.40 horas. 

 

 

También los había que llevaban el permiso al límite y es que a más de uno le ha costado levantar de las sillas a aquellos que las ocupaban. De hecho en la zona de San Julián y Gran Vía, mintuos antes de las 22.00 horas había quien iniciaba la recogida de terrazas lo que provocaba que en más de un caso los clientes acabaran de tomarse su consumición vaso en mano y ya al límite del toque de queda. 

 

Hay que recordar que la frontera para aceptar clientes se ha establecido media hora antes con el fin de cumplir con ese horario de las 22.00 en el que, salvo causa justificada, todos deben ya estar en casa. El primer día de este 'nuevo orden' se cierra sin problemas aunque más de uno, de dos y de tres han tenido que correr de lo lindo para conseguirlo a tenor de los paseos precipitados que algo más allá de las diez se podían ver aquí y allí.