Los sindicatos CCOO y UGT exigen un "cordón sanitario" ante las soflamas de odio
Cyl dots mini

Los sindicatos CCOO y UGT exigen un "cordón sanitario" ante las soflamas de odio

Los sindicatos señalan que la manifestación “no es solo una llamada de solidaridad sino de prevención ante los fenómenos de ultraderecha que aparecen ya en España” y de los que acusan a Vox

Los sindicatos CCOO y UGT exigieron hoy al conjunto de las fuerzas políticas y sociales de España un “cordón sanitario” ante las soflamas de odio y aquellas arengas que cuestionan la violencia machista, el cambio climático o los derechos de los trabajadores a organizarse porque “se empieza por los discursos y se acaba por las  agresiones”.

 

Durante la manifestación llevada a cabo por ambos sindicatos en Valladolid, en la que se congregó en torno a un centenar de personas, según estimaciones de la Policía Nacional y Local, como forma de repulsa a los ataques fascistas ocurridos el pasado fin de semana a la sede del sindicato italiano CGIL en Roma, el secretario general de CCOO, Unai Sordo, quiso trasladar “no solo un mensaje de solidaridad” con CGIL y el conjunto del sindicalismo italiano, sino también “una llamada a la prevención ante los fenómenos de ultraderecha que aparecen ya en España”.

 

Y es que, según Sordo, “lo que está pasando con la irrupción de los movimientos de extrema derecha en la Europa contemporánea no alude solo a Italia, Polonia o Hungría, sino que apela al conjunto de los países de occidente”, recordando además el secretario general de CCOO el asalto al Capitolio de Estados Unidos “por parte de un atajo de ultraderechistas”.

 

Es por ello que Sordo consideró que en España “hay que hacer una reflexión en serio sobre la normalización que se ha dado a los discursos de ultraderecha o negacionistas sobre la violencia de género o las consecuencias del calentamiento global”, porque aunque pueden parecer “distantes todavía de las agresiones fascistas y del macarrismo visto en Italia, son lo que alimenta el huevo de la serpiente”.

 

Hizo mención entonces el secretario general de CCOO al discurso que ayer dio Vox ante la Ley de la Memoria Democrática: “Ahí está la génesis de los movimientos neofascistas”. Pidió en ese sentido Sordo “no normalizar los discursos de odio ni dar cobertura mediática no ya a los partidos que tienen una representación legítima en el Parlamento, sino a determinadas caracterizaciones de lo que pasa en España con la inseguridad o la ocupación”.  

 

Sobredimensionar estos elementos marginales en la sociedad española acaba generando el caldo de cultivo del discurso de odio”, continuó esgrimiendo el líder sindical nacional, por lo que insistió en su llamamiento “a la responsabilidad de todos” porque “lo que hoy parece imposible, como que en España se reproduzcan comportamientos violentos como hubo en la Transición con grupos parafascistas organizados, no será imposible si no se pone coto a estos discursos de odio”.

 

Salir a la calle contra las políticas fascistas

Por su parte, el secretario general de UGT en Castilla y León, Faustino Temprano, quiso “condenar el ataque fascista a una de las sedes de un sindicato italiano que pertenece a la Confederación Europea de Sindicatos” y expresar a la sociedad que “hay que salir a la calle en contra de las políticas fascistas, que lo único que están sembrando, no solo en Italia sino dentro de toda la Unión Europea, es el odio”.

 

Criticó además que estos grupos neofascistas “han puesto a los sindicatos de clase en el centro de las críticas” y reivindicó por ello el trabajo realizado “a lo largo de nuestras historias” tanto por UGT como por parte de CCOO “para que haya libertades y no exista odio”.

 

Cada uno puede tener su ideología pero hay que trabajar en paz”, reclamó Temprano, considerando que “hay ciertos partidos populistas que van en contra de los derechos de los trabajadores, de las mujeres y de los emigrantes”. Por ello, certificó que los sindicatos no se van a quedar callados y seguirán luchando “por la democracia en Castilla y León y en España”.