Ni a la hora de la siesta, ni más de tres veces: las operadoras telefónicas prometen no molestarnos más
Cyl dots mini

Ni a la hora de la siesta, ni más de tres veces: las operadoras telefónicas prometen no molestarnos más

Atención telefónica

Las operadoras pactan acabar con las llamadas a horas intempestivas para ofrecer cambiar de compañía, aunque ya lo prometieron y lo han incumplido.

Las cinco principales operadoras del mercado Español han firmado un nuevo código deontológico con el que se busca restringir las malas prácticas, especialmente en el segmento de la venta por el teléfono, existentes en el sector. Esto podría suponer el fin de las llamadas a la hora de la siesta o a horas intempestivas en fin de semana, esas en las que nuestro móvil suena y es un comercial para ofrecernos cambiar de compañía. No obstante, las telefónicas ya lo prometieron en 2010 y lo han estado incumpliendo sistemáticamente.

 

En un comunicado publicado este martes, Telefónica, Orange, Vodafone, MásMóvil y Euskaltel señalan que el objetivo de este texto es ofrecer a los consumidores una protección actualizada a los hábitos de la sociedad actual y una mayor transparencia en las prácticas de venta. En 2010 ya se alcanzó un acuerdo para un mecanismo de autorregulación, que ha sido renovado.

 

Los operadores han invitado a unirse al acuerdo a otros operadores y constituirán un comité de seguimiento que se reunirá con periodicidad semestral para compartir y revisar la marcha del Código y, si hiciera falta, actualizar y adaptar su contenido.

 

Entre las nuevas medidas se encuentra el control a través de auditorías de las actuaciones de distribuidores y otras plataformas de emisión de llamadas que utilicen medios engañosos, fraudulentos ni, en general, desleales para la competencia. También se aumentará el control para que no se puedan obtener datos del consumidor ni contestaciones interpretables como una aceptación a cambio de la operadora, así como obtener del consumidor cualquier otro comportamiento económico.

 

Además, se aumentarán las garantías para evitar llamadas a clientes inscritos en la 'Lista Robinson' y se evitarán las llamadas comerciales antes de las 9.00 horas, después de las 21.00 horas y en sábados, domingos y festivos. Los operadores ya han iniciado los cambios en sus respectivas operativas para asegurar, adicionalmente, que, a lo largo de los próximos meses, y como máximo a partir del 1 de enero de 2022, dejen de realizarse llamadas comerciales antes de las 10h o entre las 15h y las 16h.

 

Tres llamadas al mes

Se instaurará también una limitación de llamadas hasta un máximo de tres mensuales en el caso de los clientes no contactos y, en caso de que un cliente no esté interesado, no se le volverá a llamar en al menos tres meses. Se ofrecerá al consumidor receptor de la llamada, efectuar y, en su caso, solicitar una llamada de vuelta ("callback") si en el momento del contacto el mismo no pudiera tener la conversación comercial.

 

Las operadoras asegurarán que el teleoperador que realiza la llamada pueda facilitar al usuario un número de teléfono para obtener información de cualquier otro producto o realizar cualquier otra gestión comercial o reclamación. Asimismo, el usuario deberá conocer siempre el número desde el que llaman, la marca comercial que le está contactando y el motivo exclusivamente comercial de la llamada.

 

El consumidor tendrá acceso a información sobre el origen o la base de datos de la que provienen sus datos y, en concreto, el nombre del responsable de la misma, tanto en el ámbito de la actividad de televenta como en el envío de comunicaciones por medios electrónicos. También podrá conocer el nombre de la empresa de 'call center' desde la que se le está contactando.

 

Las empresas se comprometen a implementar entre ellos un procedimiento común ágil de resolución de reclamaciones de los clientes que hayan podido ser víctimas de prácticas comerciales contrarias al Código. Las compañías, además, colaborarán entre ellas para poner en conocimiento y, si es necesario, denunciar ante los organismos competentes la existencia de hechos constatables que pudieran resultar fraudulentas o lesivos para los clientes.

 

Por último, los operadores accederán a dar de baja los servicios que hayan podido ser contratados en el marco de una acción de televenta con fraude o acto contrario a las exigencias de buena fe, siempre que se haya cursado como máximo una factura por dichos productos y servicios. La baja se realizará asegurándose de que el cliente no pierde la conectividad ni debe asumir ningún tipo de penalización económica. El operador receptor, al que el cliente vuelve, restablecerá el alta en la misma tarifa y condiciones que tuviera antes de la migración o a una similar si ésta hubiera desaparecido.