Por qué el Real Madrid ha viajado en avión a Salamanca (y por qué se ha criticado tanto)

Cientos de aficionados se agolpaban en el hotel del Real Madrid. Foto: A. Santana

El equipo desdeñó la opción de la carretera, la preferida en el Salamanca-Madrid, por culpa del tiempo, y el tren por evitar posibles aglomeraciones: en avión ha contaminado ocho veces más que en el Avant.

Carretera, tren y avión. Este es el orden de preferencias de los salmantinos a la hora de desplazarse con destino u origen Madrid. El mapa de los viajes de los salmantinos elaborado por Fomento así lo demuestra: la autovía-autopista 'golea' al tren y más todavía al avión, con la única opción de Matacán ya para vuelos turísticos. Pero el aeropuerto de Salamanca tiene otro uso, el de los vuelos privados, y es la opción que ha escogido el Real Madrid para viajar de cara al partido en Copa de este miércoles. Una decisión que ha generado muchas críticas.

 

El motivo está, en estos tiempos de conciencia ambiental, en la contaminación que ha generado. Según los cálculos que se han hecho durante todo el miércoles en diversos organismos, el viaje en avión Madrid-Salamanca-Madrid ha supuesto emitir nueve veces más contaminación que si se hubiera hecho en tren.

 

'Business Insider España' señala que el viaje hasta la base área de Salamanca supone alrededor de 3.519 kilogramos de emisiones de CO2, según la calculadora CeroCO2 de la Fundación Ecología y Desarrollo, y como ha publicado 'La información'. Son dos vuelos de 25 minutos en lugar de un trayecto de 1h40 en tren o 2h30 por carretera. En este último caso, son 230 kilómetros de recorrido de ida y otros tantos de vuelta.Un tren de alta velocidad emitiría 431 kilogramos de CO2, y Salamaca tiene un Avant que conecta con Madrid. Un autobús, que el club también trajo a Salamanca, emitiría 386,4 kilogramos de CO2, es decir, nueve veces menos que un avión.

 

Sin embargo, hay motivos detrás de esta contaminante decisión. Desde el club explican que esta elección se debe al mal tiempo y a la recomendación que han recibido para evitar sustos con la nieve y el hielo, presente en Salamanca el mismo martes. Tampoco convencía la opción del tren, esta vez por motivos de seguridad: no se recomienda por los tumultos que se producen en los vestíbulos, donde no hay la facilidad para extraer al equipo de un aeropuerto. De hecho, en Matacán el equipo fue recogido a pie de pista de su avión y salió rumbo al hotel.