Unicaja prevé un "fuerte descenso" de la producción en las provincias de Castilla y León

Foto: Unicaja-ARCHIVO

Así consta en el informe 'Situación económica y perspectivas de las provincias de Castilla y León' correspondiente al segundo trimestre

Unicaja Banco ha explicado este jueves que las primeras estimaciones para las nueve provincias de Castilla y León apuntan a un "fuerte descenso" de la producción en 2020 que será menos acusado en los territorios con un mayor peso del sector agrario.

 

Así consta en el informe 'Situación económica y perspectivas de las provincias de Castilla y León' correspondiente al segundo trimestre según el cual la evolución de la actividad estará ligada "en gran medida" a la estructura económica de cada provincia de modo que aquellas con un mayor peso del sector agrario, como Salamanca y Zamora, podrían registrar un menor impacto ya que este sector estaría menos afectado que otros.

 

Este informe elaborado por Analistas Económicos de Andalucía sitúa un descenso de la producción en Castilla y León del 7,6 por ciento, en el "escenario más favorable", con una caída del 10,8 por ciento en el más desfavorable.

 

Por provincias, el escenario más favorable en la evolución de la actividad se sitúa en la provincia de Burgos, con un -6,4 por ciento, seguida de Ávila, con un -6,6 por ciento; Zamora, con un -7,1 por ciento; León, con un -7,2 por ciento, y Segovia, con un -7,4 por ciento.

 

En el resto de las provincias la caída de la producción superaría la prevista para la media regional (-7,6 por ciento) en ese escenario más favorable: Valladolid (-8,0 por ciento), Soria (-8,1 por ciento); Palencia (-8,7 por ciento) y Burgos (-8,8 por ciento), con la peor respectiva en esa posible mejor coyuntura.

 

Por su parte, en el escenario más desfavorable todos los descensos de la producción superarían el 10 por ciento con la excepción Salamanca (-9,7 por ciento) y Zamora (-9,8 por ciento).

 

A continuación se situarían Ávila (-10,1 por ciento), León (-10,4 por ciento), Segovia (-10,8 por ciento, al igual que lo previsto para la comunidad autónoma en esa peor coyuntura), Valladolid (-11,1 por ciento), Soria (-11,2 por ciento) y Palencia (-11,5 por ciento).

 

Este informe, que incluye datos provincializados, se suma y complementa el publicado la semana pasada sobre 'Previsiones Económicas de Castilla y León' editado con un enfoque agregado de la Comunidad Autónoma según el cual el PIB de Castilla y León podría descender entre un 7,6 y un 10,8 por ciento, sin que se descarte "un mayor descenso".

 

A la espera de los datos de la Contabilidad Regional para el primer trimestre del año, este informe señala que es previsible que la irrupción del COVID-19 interrumpa "bruscamente" el perfil de crecimiento que estaba mostrando la economía de Castilla y León que a lo largo de 2019 ya registró una moderación en el ritmo de aumento del PIB, "principalmente por la menor aportación de la demanda interna y, en particular, de la inversión".

 

En materia de empleo, en el mes de abril el número de trabajadores afiliados a la Seguridad Social en Castilla y León cayó en más de 30.000 personas respecto a febrero, hasta situarse por debajo de los 900.000 trabajadores. Por su parte, el número de trabajadores incluidos en Expedientes de Regulación Temporal de Empleo (ERTES) por fuerza mayor, y que continúan afiliados a la Seguridad Social, asciende a 132.207 (casi 3,1 millones en España).

 

En este contexto, advierte Unicaja, las perspectivas económicas están sometidas a una incertidumbre "muy elevada" por lo que reconoce que la realización de proyecciones resulta "compleja" para apelar a la "cautela".

 

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: