Ya son ocho los niños rescatados de la cueva en Tailandia

Rescate

Los equipos de rescate de Tailandia han logrado sacar este lunes a otros cuatro niños de la cueva en la que un grupo integrado por doce menores y su entrenador de fútbol.

Los cuatro menores han sido trasladados a un hospital de la zona, sin que haya detalles acerca de su estado de salud. Los equipos de rescate han logrado sacar de la cueva a un niño tras el reinicio de las operaciones, y horas más tarde han conseguido evacuar a otros dos. Posteriormente ha sido evacuado un cuarto. Los cuatro niños han sido acompañados por buzos durante cuatro horas para llegar desde el lugar.

 

El lunes fueron rescatados cuatro de los jóvenes, los cuatro de más edad, que se encuentran bien y que fueron llevados a un hospital cercano, donde un equipo formado por los mejores sanitarios vela por su recuperación.

 

El gobernador de la provincia de Chiang Rai, Narongsak Osottanakorn, ha confirmado durante la jornada que los trabajos de rescate se han reiniciado a las 11.00 horas (hora local), según el diario 'Daily News'.

 

Así, ha manifestado que las condiciones climatológicas "son mejores" que las de ayer y ha expresado su deseo de que "en unas pocas horas haya buenas noticias".

 

En ese sentido, recalcó que la operación, iniciada a las 10.00 horas del domingo fue "horas" más rápido de lo previsto. "Ha sido una obra maestra", apostilló.

 

Sin embargo, advirtió de que "el trabajo no ha terminado". "Tenemos que conseguir que la próxima misión sea tan exitosa como la de hoy", sostuvo.

 

Los cuatro pequeños rescatados son Prajak Sutham de 14 años y al que llaman Note, Pipat Bodhi, de 15, Nattawut 'Tle' Takamsai, de 11 y Monhkhol Boonpiam, de 13, conocido como Mark y que fue el primero en salir de la cueva.

 

Las labores de rescate tuvieron que pararse para recargar las botellas de oxígeno. A primera hora de la mañana se han reanudado las labores de rescate de los ocho menores y su entrenador que aún siguen en el interior de la cueva.

 

Lo peor del rescate es un tramo que está completamente inundado de agua que además es muy estrecho, tan solo de 50 centímetros.

 

Cada niño lleva dos monitores. Uno que le guía y otro que lleva las botellas de oxígeno. La muerte de unos de los buzos hace unos días ha hecho extremar más aún si caben las precauciones y han puesto distintas bombonas de oxígeno por el camino para que no se queden sin aire.

 

Entre las alternativas de rescate que se han planteado una es la de proporcionar a los jóvenes atrapados oxígeno y provisiones para que puedan sobrevivir durante varios meses hasta que finalice la temporada de lluvias en Tailandia o intentar construir una balsa que quepa en la cueva para sacarles.

 

Lo que comenzó como una excursión a la cueva de Tham Luang con motivo de celebración del cumpleaños de uno de los menores se ha convertido en una de las misiones de rescate más difíciles que se han tenido que llevar.

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: